Cómo y cuándo dejar de dar biberón al bebé

Cómo hacer la retirada del biberón, paso a paso

Mucho se ha hablado y escrito sobre el destete, sin embargo no tanto se oye hablar de cómo retirar el biberón de los más pequeños. 

La Asociación Americana de Pediatría recomienda retirar a los niños sanos el biberón en torno a los 15 meses, aunque seguro que en tu entorno aún ves a niños, o puede que tus propios hijos, siguen tomando biberón más allá de esa edad.

¿Por qué retirar el biberón al bebé?

Cómo retirar el biberón al niño

Varias son las razones que aportan los médicos:

- Aumenta el riesgo de obesidad infantil y en la edad adulta.

- Caries: ya que la leche con sus azúcares (sumando los cereales) permanece mucho tiempo en la boca del pequeño. Incluso algunos continúan usando la tetina para quedarse dormidos, con lo que no se lavan después la boca y los dientes.

- Anemia: se piensa que el excesivo consumo de leche, hace que la alimentación no sea tan variada, con lo que podría haber déficit de hierro.

Para todos aquellos padres que seáis usuarios pasivos del biberón es muy probable que la retirada del mismo os parezca ciencia ficción. Porque realmente es muy cómodo, sobre todo cuando el bebé comienza a sujetar él solo el recipiente, y os aseguráis una ingesta adecuada de leche.

¿Cómo hacer el destete del biberón?

Lo ideal es empezar en torno a los 8-9 meses a iniciar la transición, pero podemos hacerla cuando pensemos que nuestro pequeño esté preparado, siempre lo haremos de manera gradual para que no sea muy traumático. Piensa que puede durar desde días, semanas a meses, todo depende del “enganche o adicción” que tenga nuestro bebé:

- Ofrece siempre la alternativa al biberón en todas las ingestas de agua: taza o vaso.

- No utilizar el biberón como método para calmarle, si necesita calmarse ofrecerle beber a pequeños sorbos del vaso o la taza. Lo mejor es el regazo de mamá o papá.

- Suelo aconsejar comenzar con el biberón de la siesta, el que le damos después de comer. Le ofrecemos el lácteo en la taza o vaso, y luego a dormir la siesta.

- Cuando lo tengamos superado (el tiempo que nuestro pequeño necesite), entonces comenzamos con el del desayuno. Al principio puede que lo deje todo perdido, la idea es que vaya desayunando él solo, ten paciencia. Además calcula que necesitarás algo más de tiempo para estar listos, pasamos de la comodidad del biberón (5-10 minutos, sin manchas) al desayuno en toda regla, así que puede que necesites planificar con algo más de tiempo tus mañanas.

- No dejar que se vaya a la cama con el biberón. Este suele ser el más difícil de eliminar, ya que a la mayoría les reconforta mucho, y lo necesitan para conciliar el sueño. Se puede intentar usar un objeto de transición (un peluche), quedarnos con él hasta que se quede dormido, acompañarle en el proceso.

- En el caso de que tenga hermanos mayores, seguro que te resulta más fácil; ya que les encanta imitarlos, sentirse tan mayores como sus hermanos; con lo que tienes mucho camino recorrido.