Tratamiento de osteopatía para el dolor menstrual

Recomendaciones contra el dolor menstrual o dismenorrea

Lidia Expósito Peral
Lidia Expósito Peral Fisioterapeuta y Osteópata

El dolor menstrual o dismenorrea, es muy común entre las mujeres. Se debe a contracciones dolorosas de tipo cólico. 

Existe una dismenorrea primaria de causa desconocida, que suele aparecer alrededor de la primera regla, y una secundaria debida a patologías pélvicas como miomas, pólipos, tumores, endometriosis, enfermedad inflamatoria intestinal…

No pienses que ésto es hereditario y que deberás padecerlo toda tu vida fértil. La osteopatía puede ayudarte.

Cúal es el tratamiento de osteopatía para el dolor menstrual

Tratamiento de osteopatía para el dolor menstrual

Con los resultados de la revisión ginecológica, los osteópatas evaluarán y tratarán las estructuras en disfunción. 

 Antes de comenzar con el tratamiento el osteópata te revisará:

- La pelvis.

- La columna cervical alta, que irriga la hipófisis: (glándula encargada de la producción hormonal).

- La columna dorsal media, relacionada con el sistema digestivo.

- La columna dorsal baja y lumbar, relacionada con la vascularización de la pelvis, piernas, y sistema genital.

- El cráneo, ya que influye en el sistema endocrino.

- El sistema visceral de la paciente.

Reestablecerá la pérdida de elasticidad de músculos como el psoas, cuadrado lumbar, diafragma, piramidal... que afectan a la pelvis. Tratará vísceras y fascias que dificultan la circulación venosa y linfática. Liberarán irritaciones de vasos y nervios, mejorando el drenaje, restaurando las presiones, la movilidad y el peristaltismo de  los órganos.

También actuarán sobre el sistema nervioso y endocrino que está alterado debido al estrés o ansiedad, con técnicas craneales y miofasciales, y con otras destinadas a trabajar lo emocional.

¿Qué solución te propone el osteópata?

Acudir a tu osteópata que tratará lo que esté provocando tu sintomatología y te informará sobre buenos hábitos que deberás adquirir para que la mejoría sea mantenida. 

1- El osteópata te brindará consejos sobre ejercicios a realizar en casa que te ayudarán en el proceso como: estiramientos o abdominales hipopresivos. Estos últimos realizados fuera de menstruación, además de incrementar el tono de dicha musculatura y del suelo pélvico, van a mejorar mucho la congestión.

2- En el momento de la regla: poner calor seco en la zona lumbar e incluso en el abdomen, sin que sea excesiva la temperatura ni el tiempo de aplicación. Tomar infusión de manzanilla.

3- Tomar ácidos grasos “buenos”, más omega 3 y menos omega 6: pescado azul, aguacate, huevos eco y carne de pasto, preferiblemente.

4- Evitar la contaminación ambiental de estrógenos: parabenos presentes en cosmética, evitar tuppers o botellas de plástico por el Bisfenol A, intentar eludir pesticidas, sartenes de teflón ralladas, alimentos enlatados…

5- Eliminar alimentos de alto índice glucémico y grasas “malas”: bollería, azúcares, harinas, alimentos procesados, fritos, bebidas azucaradas como zumos o refrescos, snacks, patatas fritas, embutidos…

6- Incluir en la alimentación más verduras, sobre todo de hoja verde, cebollas y ajo por sus compuestos azufrados y fruta.

7- Eliminar los estimulantes como el café, bebidas de cola y energéticas ya que estresan más al sistema, el alcohol y el tabaco.

8- Estilo de vida saludable: reducir el estrés realizando respiraciones profundas, dormir bien y hacer ejercicio, ya que mejorará la circulación. 

 9- En ocasiones el problema reside en que existen déficits de ácidos grasos “buenos” (EPA y DHA), de vitaminas del grupo B, de vitamina A, D y E, de magnesio, hierro o de oligoelementos como el Zinc y el Cobre. Deberíamos hacernos un análisis de sangre para descartar este déficit.