17 recomendaciones para que la cuna del bebé sea un lugar seguro 

Consejos para evitar poner en riesgo la salud y la vida de tu bebé cuando duerme

Carla Estrada

Cuando nos dan la noticia de la llegada de un bebé, miles de cosas pasan por nuestra mente y comienzan los preparativos para cuando nazca y llegue a la casa. Uno de los lugares a los que, como padres, debemos prestar especial atención es la cuna, porque allí nuestro bebé pasará el mayor tiempo posible, al menos, durante su primer año de día. ¿Qué pautas hacen que la cuna del bebé sea un lugar seguro? ¡Te lo cuento!

La seguridad en la cuna del bebé

seguridad en la cuna del bebé

Para nosotros los padres, es sumamente importante la seguridad y el bienestar de nuestros hijos, por lo que debemos tomar una serie de medidas para que el niño descanse en un lugar seguro y fuera de posibles accidentes. Aquí te doy una serie de consejos para evitar poner en riesgo la salud y hasta la vida del bebé en la cuna.

1. Lo primero es saber que la posición más segura para dormir el bebé es boca arriba, evitando de esta forma el síndrome de muerte súbita.

2. La cuna, sea nueva o heredada, debe estar en muy buenas condiciones. Debe ser firme, o sea, que no se mueva fácilmente con los movimientos del bebé.

3. Por lo general, como las cunas son de madera, deben ser lisas, sin figuras incrustadas o pegadas.

4. Fijaros que no haya astillas o clavos o tornillos que sobresalgan, donde el bebé o hasta uno mismo,  pueda engancharse o herirse.

5. La separación de los barrotes de la misma no debe tener una distancia mayor de 6 centímetros (2 y 38 pulgadas) para evitar que pueda sacar la cabeza entre los mismos.

6. Debe tener una altura mínima, desde la base del colchón, hasta la parte superior de los barrotes, de aproximadamente 60 centímetros para evitar las caídas del bebé.

7. A su vez, debe tener 2 alturas regulables para bajar el colchón, cuando ya el niño se pare.

8. Los protectores que se colocan pegados a los barrotes para protegerlos de golpes deben estar bien sujetos a los mismos, pero sin tiras o lazos sobrantes. El niño pueda enredarse y ser muy peligroso.

9. El colchón debe quedar bien ajustado a la cuna, firme, sin dejar espacios importantes por ningún lado, evitando que nuestro retoño pueda meter cualquier parte de su cuerpo por esos espacios. Se recomienda una separación de no más de 2 centímetros.

10. El colchón debe ser plano, o sea, que no se hunda.

11.- La cuna no debe tener esquineros que sobresalgan, donde pueda engancharse el bebé, ni esquinas cortantes.

12. Evita usar ropa de cuna blanda y/o acolchada, como edredones, donde se puede hundir el bebé y provocarle asfixia.

13. Otro gesto que puede peligroso es colocarle almohadas y más si son pequeñas, ya que el niño puede moverlas, ponérselas en la cara y también provocar asfixia.

14. No debe haber dentro de la cuna muñecos de peluche u otros juguetes, sobre todo si son de material duro o compacto, para evitar golpes o reacciones alérgicas o asfixia.

15. Los móviles que se colocan en las cunas del bebé pueden resultar peligrosos si están a la altura del pequeño y, también, porque no estén bien agarrados y se le puedan caer encima.

16. Si se usa mosquitera, debe estar bien sujeta al techo o a la misma cuna, y que no caiga sobre el bebé ni dentro de la misma.

17. La cuna debe ubicarse lejos de ventanas, muebles, mesas, lámparas, cortinas o cualquier objeto que el bebé pueda utilizar para salirse o puedan generar accidentes que atentan contra la vida del bebé.

Todo lo que se haga por la seguridad de nuestros hijos, no está demás, ya que no hay nada más importante para nosotros los padres que nuestros hijos crezcan sanos y felices.