Señales de que tu hijo padece tartamudez infantil

Las razones del tartamudeo en niños y cuándo debemos preocuparnos

Laura Cerrillo
Laura Cerrillo Logopeda y docente

Es normal que muchos niños, un 80% según los últimos estudios, presente cierto grado de falta de fluencia al inicio del habla y generalización del habla entre los 2 y 6 años. Eso es debido a la falta de coordinación inicial que pueden llegar a existir entre el mensaje de aquello que quiere transmitir, los articuladores que van a producir el mensaje y la sincronización entre ambos. Es normal que este complejo sistema al principio pueda no ser harmónico, pero si se mantiene por más tiempo, quizás sea momento de pedir una segunda opinión.

Te mostramos cuáles son las señales de que tu hijo padece tartamudez infantil.

Indicadores de que tu hijo padece tartamudez infantil

Señales de que tu hijo padece tartamudez infantil

Es frecuente y totalmente normal que nuestros hijos pequeños tartamudeen durante un corto período de tiempo, mientras coordinan y sincronizan su habla y lenguaje. Pero si esta costumbre se mantiene por más tiempo, es posible que debamos preguntarnos ¿deberíamos acudir a un/a logopeda?

A continuación, os ofrecemos los indicadores más habituales de problemas típicos de la tartamudez evolutiva para descartar un posible trastorno propio de la tartamudez:

- Edad: cuanto más pequeños, más posibilidades de recuperación existen.

- Sexo: estudios recientes demuestran que las niñas tienen más carga genética pero mayor índice de recuperación favorable que los niños.

- Progresión: si el inicio de las difluencias era más grave y, poco a poco, van disminuyendo, es un buen indicio ya que normalmente la progresión indica una superación.

- Antecedentes familiares: a nivel genético, será importante saber si existe familia directa con antecedentes de dificultad de fluencia de carácter persistente y/o de carácter evolutivo.

- Periodicidad: si las dificultades de fluencia se presentan de manera intermitente en vez de persistente, es una muy buena señal.

- Recuperación: generalmente las logopedas especializadas en tartamudez consideramos una recuperación temprana a los 18 meses, una recuperación tardía entre 18-24 meses, y una persistente pasadas las 36 semanas desde el inicio de las dificultades.

- Porcentaje de dificultades: para ser considerado dificultad, existe el baremo mínimo del 3-10% de problemas en su habla habitual. Porcentajes menores pueden estar ligados al estrés.

- Movimientos físicos asociados: puede ser que las dificultades sean solo de tipo auditivo o puede ser que se añadan movimientos asociados fáciles de ver como movimientos faciales, de cabeza o incluso de extremidades. Estos últimos suelen ser sinónimo de mayor gravedad.

- Consciencia: es importante saber si él niño o la niña no es consciente de sus dificultades o por el contrario si es consciente y puede llegar a tener sentimientos negativos asociados (ansiedad, tristeza, inseguridad, etc.).

- Tipos de difluencias: las repeticiones simples indican una dificultad leve, mientras que las prolongaciones y los bloqueos son indicadores de una mayor gravedad.

Os recomendamos reflexionar sobre los anteriores 10 indicadores y ante cualquier duda acudir a un especialista para resolver cualquier preocupación.