Las graves consecuencias de no diagnosticar la depresión infantil

La depresión no diagnosticada puede afectar al desarrollo social de los niños

Borja Quicios
Borja Quicios Psicólogo educativo

La depresión en los niños es un problema que está aumentado día a día en las sociedades desarrolladas. No solo supone la afectación en el estado de ánimo de una mayor cantidad de personas adultas, sino que también que ha crecido el número de niños aquejados por este trastorno. Representa el 15% de motivo de consulta en psiquiatría infantil.

Pero, ¿somos capaces de detectar este trastorno? No diagnosticar la depresión infantil puede acarrear graves consecuencias para los niños, que verán afectado su desarrollo. De ahí, la importancia de conocer este peligro, pero también las causas detrás de la depresión y los síntomas relacionados.

El peligro de no diagnosticar la depresión infantil

Conoce las consecuencias de no diagnosticar la depresión infantil a tiempo

Durante muchos años se ha negado la existencia de depresión en niños. Se creía que no podían padecerla porque siendo tan pequeños no podían tener responsabilidades. En cambio, hoy en día se sabe que el niño puede llegar a sufrir más preocupaciones que un adulto debido a que sus capacidades en el área cognitiva aún no le permiten entender muchas cosas de las que ocurren a su alrededor. Esto le genera inseguridades y emociones negativas que le guían hacia la depresión.

Por tanto, la depresión es un trastorno que puede afectar tanto a niños como a adultos. Sin embargo, es más grave en niños si no se detecta ya que puede interferir muy negativamente en su desarrollo. Estas son algunas de las consecuencias de la depresión infantil no diagnosticada.

1. El niño no aprenderá las habilidades y capacidades necesarias para socializarse de una manera correcta. Por lo tanto, sufrirá un retraso en el desarrollo social.

2. Este proceso será igual en lo referente a las capacidades necesarias para el desarrollo intelectual.

3. La depresión no diagnosticada afectará al rendimiento escolar del niño. Sus notas bajarán de forma considerable.

4. Sus relaciones sociales serán problemáticas. Los niños con depresión querrán estar solos y su entorno no sabrá cómo reaccionar al no haber sido diagnosticado formalmente.

5. Ocurrirá de igual forma cuando tenga síntomas psicosomáticos como dolores de cabeza, alergias o problemas intestinales. Ni el entorno, ni el afectado sabrán por qué ocurren.

6. Será apático. Al niño no le gustará nada de lo que antes hacía.

7. Dificultad en la toma de decisiones. No será capaz de decidir como antes y no sabrá a qué se debe.

8. Suicidio en la adolescencia. Su visión de la vida a través de la depresión le impedirá “ver con claridad”.

Las causas de la depresión en los niños

Causas y síntomas de la depresión en los niños

Para poder evitar las consecuencias provocadas por la depresión infantil, debemos ser capaces de identificarla a tiempo y, por tanto, debemos conocer por qué se produce. La depresión infantil es causada por la interacción de factores personales y ambientales.

De este modo, con factores personales nos referimos a:

- Biológicos
Habrá mayor probabilidad de que sufran depresión aquellos niños cuyos padres sufran este tipo de trastorno. Existe una predisposición.

- Psicológicos
Si han sufrido episodios antes, si padece alguna otra enfermedad asociada a la depresión, o su tipo de personalidad afectan a tener mayor tendencia a padecerla.

- Sociales
El déficit en habilidades sociales o altos niveles de ansiedad a la hora de relacionarse contribuyen a la aparición de la depresión.

Los factores ambientales serán:

- Relación de padres e hijos
La relación entre el propio padre y la madre, o la relación entre los progenitores y los hijos afectarán en la aparición de la depresión en los niños.

- Relación entre hermanos
Este tipo de relación entre "iguales" es un factor influyente, aunque en menor medida que la relación padres-hijos.

- La ruptura de los padres
Lo que ello acarrea como cambio de casa, cambios económicos, etc. afecta a los niños. Todos estos factores negativos influyen en la aparición de la depresión.

- La manera de educar
Se ha comprobado que en hogares donde las normas son autoritarias y muy estrictas habrá más probabilidad en la aparición de este trastorno.

Los síntomas de la depresión infantil

Los rasgos de la depresión pueden aparecer a cualquier edad, pero en función de la etapa del desarrollo en la que el niño se encuentre, dichos síntomas le afectarán de manera diferente. Esto se debe a que, según su edad, los factores personales (biológicos, psicológicos y sociales) tendrán diferente influencia en el niño. Así, podremos ver que los síntomas que predominan:

En la primera infancia son las reacciones psicofisiológicas y motoras como: el llanto, el control de esfínteres, o las rabietas. Siendo los síntomas de carácter motor y exteriorizado.

En una edad más avanzada como la adolescencia serán: el pesimismo, una desagradable percepción de la propia imagen personal. De esta forma, los síntomas tienen un carácter más parecido al de los adultos. Además, son interiorizados y se presentan con mayor intensidad.