Si te vas a divorciar, hazlo antes de que tus hijos cumplan 7 años

Las consecuencias del divorcio de los padres para los niños y los adolescentes

María Machado

Cuando una decisión complicada se cruza en nuestro camino, tratamos de retrasarla para no tener que enfrentarnos a ella. Es lo que ocurre, muchas veces, con el divorcio. Sabiendo que el amor ha terminado, muchas parejas intentan posponer el final del matrimonio, al menos hasta que los hijos son un poco más mayores para que no sufran tanto. Sin embargo, un estudio realizado en Reino Unido ha desmentido esta creencia. Explica que, si te vas a divorciar, es mejor hacerlo antes de que tu hijo cumpla 7 años, ya que será una experiencia menos traumática para el pequeño.

¿Te vas a divorciar? Tus hijos menores de 7 años sufrirán menos

Según un estudio, si te vas a divorciar hazlo cuanto antes

Una investigación realizada por The University College London establece que la mejor edad para que los niños vivan un divorcio de sus padres va desde los 0 hasta los 7 años. Y es que, esta experiencia resulta más dañina para la salud mental de los hijos cuando estos son mayores.

Según los datos recabados entre 6.000 niños y jóvenes de Reino Unido, aquellos cuyos padres ponen fin a su unión cuando tienen entre 7 y 14 años muestran un aumento del 16% en problemas emocionales como ansiedad y depresión. Además también incrementan los desórdenes de conducta (un 8%). Sin embargo, cuando son los pequeños son menores de 7 años, tienen las mismas probabilidades de desarrollar estos problemas que aquellos cuyos padres no se han separado. Por otro lado, se detalla que los hijos varones de padres divorciados son más dados a desarrollar mal comportamiento que las niñas.

Se concluye, por tanto, que el divorcio de los padres tiene más consecuencias para los adolescentes que para los niños. Según la profesora Fitzsimons, una de las autoras del estudio, esto podría deberse a que los niños más mayores son más conscientes de lo que implica la separación, tanto a nivel familiar como a nivel social, lo que hace que sean más susceptibles a sufrir.

Los datos conseguidos muestran algo de lo que ya se venía hablando desde hace tiempo: el divorcio de los padres puede suponer una experiencia complicada para los niños, sobre todo en los casos en los que la separación se realiza de una manera violenta. Sin embargo, es la primera vez que se demuestra que, cuanto antes sea esta separación, menos dañina resultará para los pequeños.

Consejos para enfrentarse un divorcio sin dañar a los niños

Para alterar la salud mental de los adolescentes y niños lo menos posible, los padres deben buscar 'la mejor manera' de divorciarse. Aquí encontrarás algunos consejos:

1. Hablar con los niños sobre la nueva situación familiar
Para que los niños acepten la nueva situación a la que se va a enfrentar la familia, deben comprenderla. Háblales sobre cómo vais a vivir ahora o sobre cuándo van a poder ver a la familia. Utiliza siempre un tono cariñoso y hazles ver que seguirán contando con el amor tanto de su madre como de su padre. Escucha lo que ellos tengan que decir también.

2. Nunca discutir del divorcio frente a los niños
Los niños no tienen ninguna necesidad de presenciar discusiones sobre los términos en los que se va a llevar a cabo el divorcio. Esto provoca que muchos se culpen de la separación, lo que puede acabar afectando a su autoestima.

3. Nunca hablar mal de la otra parte de la pareja
Ni 'mamá' tiene que hablar mal de 'papá' a los niños, ni al revés. Nunca se puede olvidar que, aunque la pareja no haya funcionado, la otra persona sigue siendo el padre o la madre de tus hijos y, por tanto, no tienen por qué ser testigos de los rencores que guardáis.

4. No utilizar a los niños como espías del otro
Muchos padres se sienten tentados a utilizar las visitas de los niños a la nueva casa de su padre o madre para enterarse de detalles de su nueva vida. Si bien hay que asegurarse de que cuando están con el otro son felices, no hay justificación para convertir a los niños pequeños espías.

5. Construye una relación sana y amistosa tras el divorcio
Por el bien de los niños, los padres divorciados deben saber construir un ambiente amistoso entre ambos para no afectarles de manera negativa.

6. Si lo necesitáis, acudid un experto
La visita a psicólogo o terapeuta podría ayudar a los hijos a superar el divorcio de los padres de una manera más positiva.

Ante un divorcio, los niños siguen siendo lo más importante y, por tanto, los padres intentar por todos los medios que su salud mental no quede dañada por la experiencia.