Errores de los padres hacia los hijos en una separación

Lo que no deben hacer madres y padres en caso de divorcio

Borja Quicios
Borja Quicios Psicólogo educativo

Las rupturas de los padres es un proceso desagradable que algunos niños tienen que experimentar. Para los niños supone un cambio de vida repentino e inesperado que no suelen comprender ni aceptar. Por parte de los padres es proceso es doloroso y difícil.

La separación es un proceso que necesita tiempo, madurez y compromiso de los adultos. Si los padres saben superar las dificultades y logran conducir el proceso de separación de manera saludable pueden evitarles mucho daño a sus hijos. Sin embargo, hay errores comunes que pueden cometer los padres en una separación o divorcio.

Errores comunes de padres en una separación

Errores de padres en un proceso de separación

Cuando la pareja se separa, busca hacer lo posible para no lastimar a sus hijos. El problema es que en la práctica se cometen errores que pueden lastimar a los niños durante el proceso de separación y señalarles para el futuro. Los errores más comunes de las parejas divorciadas son:

- Hablar mal de la madre o el padre ausente. Algunos padres pueden inculcar sentimientos en el niño basados en la mentira. Al niño le duele lo malo que se pueda decir de cualquiera de sus progenitores por lo que hay que saber separar el rol de pareja que se está divorciando del rol de padre o madre.

- Elegir entre uno u otro. No se puede hacer elegir porque el hijo quiere a los dos. Al final se sentirá más cercano del que le muestre cariño y amor.

- Presentar nuevas parejas de manera continua. Los niños suelen coger cariño fácilmente por lo que hay que tener cuidado en presentarles otras parejas antes de que estén afianzadas.

- Convivir con la nueva pareja. Otro error es cuando la nueva pareja no está afianzada, obligar al hijo a convivir con ella. Hay que respetar la elección del niño y no forzarla para que no haya problemas de convivencia.

- Asumir que estar lejos de la pareja es estar lejos de los hijos. Una cosa es relacionarse con la pareja y otra con los hijos. Hay que hacer uso de la comunicación para demostrar cariño a los niños y cercanía.

- Los niños se sienten culpables. Hay padres que no aceptan la responsabilidad de sus actos y hacen cargar a los niños con esta responsabilidad.

- Sustituir el afecto con cosas materiales. Algunos padres al sentir culpa de no convivir con sus hijos responden con regalos en vez de con cariño y amor. Se altera el sistema de valores y los niños pueden empezar a dar más importancia a lo material que lo a afectivo.

- Diferencias en la educación del niño. Ambos progenitores buscan lo mejor para el hijo pero a veces se difiere en la manera de educarle siendo por ejemplo, uno más estricto y otros más flexible en la que el niño aprenderá a usar estas diferencias en su beneficio alterando su escala de valores también.

- Abusar de ayuda externa para el cuidado de los hijos. Abusar de recursos de niñeras, cuidadores o extraescolares hacen que se termine por “desconocer” al propio niño.

Cómo actuar para evitar errores hacia los hijos en una separación

La separación y el divorcio es un proceso en el que son muchos los factores que pueden potenciar su malestar como por ejemplo, la propia ruptura, la mudanza a otra vivienda, los abogados, etc. Esto hace que los progenitores cometan de manera inconsciente errores con sus propios hijos. La adaptación a la nueva vida lleva su tiempo pero llega. Los padres y los hijos se irán adaptando a las nuevas circunstancias. Para ello, si se han cometido algunos de los errores más comunes se aconseja:

- Lo primero, rectificar inmediatamente si los progenitores se dan cuenta de que han cometido alguno de los errores comunes en los que se suele caer.

- Reconocer que se está actuando mal para no provocar más inseguridades y confusión en los hijos.

- Crear rutinas y turnos. Que mantengan las mismas actividades de siempre tanto en el colegio como actividades extraescolares es beneficioso para los niños.

- No hablar mal de la otra parte. Es la expareja pero sigue siendo el padre o la madre de los hijos.

- Hacer ver a los hijos que aunque los progenitores están separados van a seguir siendo sus padres y nunca van a dejar de serlo.

- Evitar la sobreprotección. Evitar ser demasiado permisivos a raíz de la separación.