Los maestros, los padres y los niños.

Entrevista con Julia Resina, autora de 'Querida maestra'

'Hay que encontrar la llave de cada niño, darle confianza y hacerle partícipe de tu proyecto'. Eso es uno de los consejos que Julia Resina, en su libro Querida maestra, ofrece a los profesores de educación infantil que están empezando a dar sus primeros pasitos en esta importante profesión.

En este libro, Julia Resida ha querido reflejar sus vivencias como maestra a lo largo de 39 años dedicados a la enseñanza, los cambios que ha vivido en la enseñanza, en las escuelas, en las relaciones con los niños y sus padres, con anécdotas y revelando las dificultades y los placeres que ha experimentado durante todos estos años en la educación infantil.

Padres, profesores y alumnos en la educación infantil

profesora con niños en clase

La relación alumno y profesor ha cambiado mucho en los últimos tiempos. ¿Qué es lo que ha cambiado en la educación infantil? 
Los alumnos ahora son más sinceros, más decididos y expresan más y mejor sus dudas y sus problemas, con más confianza hacia sus maestros que hace unos años. Sin embargo, como reflejo de la sociedad que son, quizá sea la falta de respeto y valoración hacia la figura del maestro, lo que a veces lleva a la desmotivación del maestro.

En cuanto a los padres de los alumnos ¿son más aliados o enemigos de los profesores?
Por mi experiencia creo que, en general y dependiendo de zonas, son más aliados; aunque también se dan casos en los que los padres no quieren ver el problema de sus hijos, les dan la razón en todo y culpan por ello al maestro, sin preocuparse de tener una información previa, manteniendo un diálogo con el maestro.

¿Cuál debe ser el papel del maestro en la formación de los niños? 
Desde mi punto de vista el papel del maestro debe ser doble: por un lado, ganarse la confianza de los padres dialogando con ellos sobre sus hijos y, por otro lado, ayudando a los niños a pensar, a razonar y sembrando en ellos la curiosidad y las ganas de aprender, ofreciéndoles siempre su apoyo.

¿Hasta qué punto los profesores están preparados para tratar con niños autistas, hiperactivos y superdotados?
Los maestros cuando detectan que en su clase hay un niño "especial", lo ponen en conocimiento de los padres y en manos de los especialistas para su estudio y diagnóstico. Normalmente, tras el tratamiento y de acuerdo con el especialista y la familia, el maestro vuelve a integrar al niño en la clase con sus compañeros, si eso forma parte del tratamiento. Esta labor de integración que hace el maestro, es fundamental para que el niño siga su desarrollo sin traumas. 

¿Qué esperan los maestros de los padres y qué esperan los padres de los maestros? 
Los maestros esperan de los padres que cumplan con su tarea de primeros educadores y confíen y colaboren con ellos por el bien de su hijo. Los padres esperan de los maestros ayuda y orientación para poder cumplir esa importante tarea y, por supuesto, confianza para solucionar cualquier problema que surja. 

¿Que diría a los padres de un niño que se niega a estudiar? 
Mi consejo es que, con todo el cariño y la paciencia de que sean capaces, hablen con el niño y escuchen lo que él tenga que decir. Suele dar mejor resultado ofrecerle ayuda para superar el problema, que castigar sin más. Si el problema continua, los padres después de escuchar lo que el maestro les aconseje, no descarto llevar al niño a un especialista para detectar si hubiera algún problema; aunque a veces suele ser una forma de llamar la atención por parte del niño y con diálogo se suele solucionar.

Qué es la enseñanza: ¿una vocación o un aprendizaje?
Para mí la enseñanza es una vocación en la que continuamente estás aprendiendo, de los alumnos, de los compañeros y de la formación complementaria que el maestro debe recibir de la Administración.

¿Cuál es el perfil de un buen y un mal maestro? 
Un buen maestro que hace educación infantil es aquel que con su cariño y esfuerzo es capaz de "conectar" con los alumnos, animarles en su autoestima y convencerles de que, con esfuerzo, pueden conseguir lo que se propongan. No creo que haya malos maestros, pero sí existen aquellos que creen que su labor fundamental es darle conocimientos al niño.

¿Qué consejos daría a los profesores de educación infantil que están empezando? 
Mi consejo es que quieran y respeten a los niños y así les hagan sentir, a cada uno, importante, contando siempre con su ayuda y apoyo cuando lo necesite.

¿Qué consejos daría a los padres para que estimulen a sus hijos en los estudios?
Que realmente se conciencien de que son los principales responsables de la educación de sus hijos; que hablen mucho con ellos y por supuesto, que colaboren con sus maestros y tutores porque una labor a tres bandas en educación infantil (padres, alumnos y maestros) es mucho más responsable y fructífera.