7 trucos para enseñar a memorizar a los niños

Consejos para enseñar a los niños a memorizar

Los niños suelen tener muy buena memoria, pero a menudo tienen dificultades para aprovecharla. Es lógico. Como con todo, hay que aprender a utilizar las capacidades. 

Te enseñamos una serie de trucos destinados a ayudar a memorizar a tu hijo. Verás como con estos consejos le costará menos estudiar y recordar lo que estudió en los exámenes. 

Trucos para enseñar a memorizar a los niños

Trucos para enseñar a memorizar a los niños

1. Utiliza imágenes. La visualización es uno de los factores claves a la hora de recordar algo. Utiliza imágenes para explicar algo complicado a un niño y lo recordará mucho mejor. 

2. La repetición. Es un pilar básico en la educación en países como Japón. ¿Conoces el método Kumon? Consiste en repetir una y otra vez las operaciones de matemáticas hasta que el niño es capaz de hacerlas de forma mecánica. La repetición activa la memoria. Por eso, son buenos otros recursos como las poesías cortas con rima o las canciones, que los niños repiten una y otra vez. ¡Les ayuda a memorizar! 

3. Relacionar. Consiste en conectar las ideas. La interconexión de los temas que el niño va a estudiar es fundamental. No sirve de nada retener en la memoria si el niño no es capaz de conectar unos temas con otros. La conexión de datos ayuda al niño a memorizar. Son muy útiles, por ejemplo, los esquemas, que activan a la vez el campo visual y el de la interconexión.  

4. Las metáforas. Otra de las herramientas que ayudan a memorizar es un recurso literario, el de las metáforas. Una palabra que quiere llevarnos a una idea es muy útil para ayudar al niño a recordar de forma simple una idea más compleja.

5. Frases, canciones y siglas. Inventar una frase para recordar una palabra puede ayudar a memorizar. Por ejemplo: 'Me llevé la 'valise' (pronunciado 'Valís') para ir a París', sería una forma de recordar cómo se dice maleta en francés. También se pueden usar siglas y por qué no... ¡una canción!

6. Personalizar. Porque muchas veces es difícil para un niño entender las propiedades de las piedras calizas o de las distintas formas del agua... puede ser muy útil animar las cosas y darles características humanas. Por ejemplo, estudiar el diamante como alguien muy, muy fuerte al que nadie puede hacer ni un rasguño... 

7. Cuéntaselo. No es lo mismo leer algo e intentar memorizarlo que si te cuentan lo que acabas de leer como si fuera una historia... a ser posible, interesante. Trata de contarle lo que acaba de leer e intenta hacerlo entretenido. Tu hijo lo recordará mucho mejor.