Consejos de primeros auxilios para padres

Cómo deben actuar los padres ante un accidente de los niños

Jeannette AlvarezEnfermera

Descubre de la mano de Jeannete Álvarez Colino, enfermera y formadora de Cruz Roja, en Madrid, cómo actuar ante un accidente y prestar los primeros auxilios a un bebé o a un niño. Conservar la calma, seguir algunos consejos prácticos en cada caso y llamar a emergencias son los primeros pasos a seguir para socorrer de forma eficaz antes de la llegada de los servicios médicos.

Consejos de primeros auxilios

Jeannette Álvarez, enfermera y formadora de Cruz Roja

¿Cómo debemos actuar para ayudar a un bebé o a un niño accidentado?
A la hora de saber cómo actuar ante un accidente, hay que tener en cuenta que cuando se trata de una situación en la que está involucrado nuestro hijo, un sobrino, un primo o un nieto, los nervios nos pueden jugar una mala pasada. Es necesario evaluar la situación con rapidez, observando el escenario donde ha ocurrido el accidente.

Esto nos puede hacer entender lo que ha ocurrido y actuar debidamente. Por ejemplo, en el caso de una quemadura, se puede identificar rápidamente el foco de calor cercano al niño, o cuando se ha dado un golpe, seguramente a su lado habrá un objeto que nos haga sospechar tal circunstancia.

¿Qué es lo que nunca debemos hacer?

Como norma general, nunca debemos realizar técnicas que no conozcamos. Y, sobre todo, evitar perder los nervios. Por eso, antes de actuar sin sentido, es esencial pedir siempre la ayuda o la colaboración de alguien que esté cercano a nosotros.

¿Qué podemos hacer ante una herida que sangra?

En el caso de sangrado, está probado que la compresión directa encima de la herida es la mejor técnica para detener la hemorragia. Se debe actuar sobre el foco de sangrado de forma inmediata, con un lavado de la herida con agua jabonosa y con la colocación de una venda. A continuación, acudiremos a un servicio médico para descartar posibles lesiones, que no podamos identificar o por si la herida precisa sutura.

¿Qué pasa cuando un niño, de pronto, no puede llorar o no puede toser?

Es posible que cualquier objeto pueda estar obstruyendo sus vías respiratorias y el niño no pueda respirar. Ante esta situación, debemos actuar para restablecer la respiración de forma inmediata. Los pasos a seguir son: si el niño puede toser o tiene arcadas, hay que dejarle hasta que se produzca la expulsión del cuerpo extraño.

Pero, si el niño no puede toser, hay llamar a los servicios de emergencias médicas (esta acción la puede hacer cualquier persona), mientras iniciamos la técnica de dar unos golpes en la espalda del niño. En el caso de estar solos con el niño, primero realizaremos los golpes en la espalda, acompañados de compresiones torácicas durante un minuto, e intentaremos insuflar aire. A continuación, llamaremos a emergencias.

¿Y si no puede respirar por una reacción alérgica?

En este caso, avisar inmediatamente emergencias, o si hubiera un servicio de urgencias cercano, acudir sin demora. Probablemente, se puede tratar de una inflamación de las vías aéreas del niño, provocada por una reacción anafiláctica (alérgica), sobre todo cuando se está en espacios abiertos, y todavía no sabemos que el niño puede ser alérgico a las picaduras de algunos insectos como las avispas o abejas.

En el caso de quemaduras, ¿qué hay que hacer y qué es lo que nunca debemos hacer?

En primer lugar, enfriar la herida cuanto antes con agua fresca y corriente durante 15 o 20 minutos hasta que el dolor remita. Se deben retirar las ropas del bebé o del niño, así como todos los objetos que le puedan comprimir o le hagan retener calor (anillos, pulseras, relojes…) y aplicar apósitos, gasas o pañuelos mojados después de haber enfriado la quemadura. Después, se aplicará un antiséptico para evitar la infección. Nunca se deben romper las ampollas, ni aplicar pomadas o ungüentos en el primer auxilio. Tampoco se debe enfriar la quemadura con agua muy fría.

¿Cómo debemos actuar cuando el niño se ha dado un golpe?

Las lesiones por golpes o traumatismos pueden ser muy variadas: contusiones, esguinces, luxaciones, fracturas de huesos y afectar a muchas estructuras: cráneo, columna y extremidades. En general, como primera medida, conviene aplicar frío local encima de la lesión. Si se aplica hielo, siempre protegido, nunca directamente ni más de 20 minutos. Evitar movilizar al accidentado: si ha sido en una pierna, evitar que la apoye; y si ha sido en un brazo, procurar que lo mantenga pegado al cuerpo. Conviene recordar que en todas las lesiones óseas, los síntomas pueden aparecer más tarde y un mal criterio de actuación puede producir una lesión mucho más importante.

Ante las intoxicaciones, ¿se debe provocar el vómito?

En principio, no se debe provocar el vómito, pues si la intoxicación está producida por un producto de limpieza, por ejemplo, puede hacer daño al entrar y también al salir. Conviene recoger una muestra del tóxico y llamar a emergencias o acudir inmediatamente a Urgencias

Marisol Nuevo