Causas y tratamiento del dolor de espalda en los niños

¿Cómo resolver y evitar los dolores de espalda en los niños?

La espalda de los niños es una parte muy importante de su cuerpo. Es muy robusta y tiene una forma especial que permite que el cuerpo se mantenga firme y se mueva.

Antiguamente se creía que las dolencias de la espalda eran muy raras entre los niños y los jóvenes, pero hoy sesabe que no es así y que son frecuentes, especialmente a partir de los 12 años.

¿Por qué a los niños les duele la espalda?

Dolor de espalda en los niños

Habitualmente, se debe a un mal funcionamiento de la musculatura de la espalda y no a una enfermedad. El dolor de espalda aparece por un mecanismo neurológico de origen desconocido, que causa dolor, inflamación y contractura muscular. Cuando duele la espalda lo más importante es determinar si se trata de un dolor debido a un problema de la propia espalda (es decir, a una patología del raquis o columna vertebral) o a una enfermedad general que se está manifestando en la espalda (por ejemplo, una infección).

En más del 95 por ciento de los casos el dolor se debe a una patología mecánica de la columna vertebral. Hay tres factores que influyen en el dolor de espalda y que son:

1. El sedentarismo, que conlleva falta de fuerza muscular.

2. Los hábitosposturales incorrectos, que dan lugar a las contracturas que causan dolor.

3. La inadecuada práctica competitiva de algunos deportes

- La gimnasia rítmica en las niñas, en algunos casos, puede llegar a causar deformaciones de la columna vertebral conocidas como escoliosis.

- El entrenamiento inadecuado puede causar desequilibrios en la musculatura que afectan al funcionamiento normal de la espalda, aunque no causen deformaciones de la columna vertebral.

¿Cómo pueden evitar el dolor de espalda los niños?

A los 15 años, el 50,9 por ciento de los niños y el 69,3 por ciento de las niñas han sufrido dolor de espalda. Padecerlo a esas edades aumenta el riesgo de sufrirlo de manera crónica y padecer limitaciones al ser adulto. De ahí la importancia de aplicar medidas preventivas comprobadamente eficaces antes de esa edad. Hay varias cosas que pueden hacer los niños:

1. Evitar los factores que aumentan el riesgo de padecer dolor de espalda.

2. Adoptar las medidas que son eficaces para prevenirlo.

3. Cumplir las normas de higiene postural.

4. Hacer deporte y ejercicio de forma regular porque fomentan que la musculatura de la espalda se fortalezca y se haga más resistente y elástica. Si el dolor ya ha aparecido, es importante acudir al médico para que te haga un diagnóstico y te ofrezca el tratamiento adecuado. Es importante mantener una actitud mental positiva evitando limitarse. Frente al dolor de espalda es recomendable llevar una vida normal y moverse, antes que quedarse en la cama.

El ejercicio y el deporte son buenos para la espalda

Sólo cuando el entrenamiento es erróneo y se repite con mucha intensidad puede llegar a dar problemas. Si el entrenamiento es correcto, el ejercicio y el deporte disminuyen el riesgo de padecer dolencias de la espalda. Los estudios realizados demuestran que cuando se padecen molestias de forma crónica durante la infancia, existe un mayor riesgo padecerlas en la edad adulta.

Un estudio en el que se siguió durante 25 años a un grupo de adolescentes sanos y a otro con dolor de espalda, demostró que, en contra de lo que se creía antes, la existencia de alteraciones de la forma de la columna vertebral detectadas mediante radiografías como escoliosis, hiperlordosis, rectificaciones y espondioliolistesis no aumentan significativamente el riesgo de que a un joven le duela la espalda ni en el momento en el que se detectan esas anomalías ni en los siguientes 25 años. Tampoco lo hace la escoliosis si es de menos de 60º.

Miedo al dolor de espalda

El riesgo de padecer dolencias de espalda en el futuro aumenta cuando se tiene miedo al dolor. Diversos estudios han demostrado que el reposo y el cese de la actividad por miedo al dolor han demostrado ser ineficaces y contraproducentes como tratamientos. De hecho, se ha demostrado que aumentan el riesgo de que el dolor aparezca y dure más.

Marisol Nuevo.