Cuándo introducir el gluten en la dieta del bebé

Cómo detectar la celiaquía en bebés

Carlota ReviriegoNutricionista

La celiaquía es una reacción inmunitaria que se manifiesta a través de síntomas gastrointestinales. Estos síntomas están producidos por la presencia en la dieta de gluten o proteínas similares que afectan a las vellosidades del intestino delgado impidiendo la absorción de algunos micronutrientes.

Es un trastorno bastante común y parece tener, curiosamente, una mayor prevalencia en mujeres. Con la mejora de los métodos de diagnóstico se ha conseguido establecer un diagnostico precoz, sobre todo en los casos en que se desarrolla en la infancia, siendo más complicado diagnosticarla cuando los síntomas aparecen en la edad adulta, ya que los síntomas son muy variados, incluso de manera individual, y puede confundirse con otras enfermedades.  

Cuándo se introduce el gluten en la alimentación del bebé

A qué edad se le puede dar gluten a los bebés

El tratamiento de la celiaquía se basa en eliminar el gluten de la dieta del paciente en su totalidad, de este modo se permite recuperarse a las vellosidades intestinales y desaparecerán los síntomas de la enfermedad. La dieta libre de gluten ha de seguirse de por vida. En algunos casos pueden ser necesarios, al inicio, algunos suplementos vitamínicos, si cuando se ha diagnosticado la celiaquía ya hay síntomas de deficiencias de algún micronutriente, pero obviamente será el medico el que los recomiende o no.

Las recomendaciones sobre la edad en la que introducir el gluten en la dieta de los bebes han ido cambiando a lo largo de los años, y también la diferencia entre la introducción del gluten en bebes alimentados con lactancia materna o artificial se ha hecho patente. El principal motivo es que estudios relativamente recientes han puesto de manifiesto que las prácticas alimentarias durante la infancia, y más en concreto durante el periodo de lactancia, pueden inclinar la balanza y modificar el riesgo de padecer celiaquía

Hace años, la introducción del gluten ni siquiera era algo a tener en cuenta, posteriormente comenzó a recomendarse su introducción gradual a partir de los 6 meses de edad, y no hace tanto, los pediatras se inclinaban por su introducción, no antes de los 4 meses y no después de los 7, incorporándolo en muy pequeñas cantidades mientras el niño continuaba alimentado con leche materna durante al menos el primer mes tras la introducción.

Parece que los estudios más recientes concluyen que no existe beneficio alguno en la introducción temprana del gluten y que además puede perjudicar al desarrollo de la lactancia, y que tampoco continuar con lactancia materna influye en la protección frente a la celiaquía. Lo único que parece confirmarse es que la introducción tardía, por encima de los 7 meses, aumenta el riesgo de padecer esta enfermedad.

A la espera de más estudios, ya que, dada la relevancia de la enfermedad celíaca en los países desarrollados, son numerosos los que se llevan a cabo cada año, parece que donde más consenso hay es en la introducción del gluten alrededor de los 6 meses y no más tarde de los 7 y de una manera lenta y gradual. Y por supuesto, la lactancia materna es el mejor alimento para el bebe durante al menos los 6 primeros meses de vida, por lo que, proteja o no frente a la celiaquía, siempre será beneficioso mantenerla cuanto más tiempo mejor.