Esguince de tobillo en los niños. Causas y tratamiento

Qué hacer cuando tu hijo tiene un esguince

No hay ningún problema en la frenética actividad de los niños. Ellos juegan, saltan, corren y mejor que sigan haciéndolo, porque eso es síntoma de vitalidad y de buena salud. Pero estar en constante movimiento tiene sus riesgos, como los esguinces de tobillo, que son las lesiones más frecuente en niños.

Casi todo el mundo, pequeños y grandes, sabe lo doloroso que puede llegar a ser un esguince de tobillo. Y es frecuente pensar que se trata de una lesión sin importancia. A decir verdad, un esguince de tobillo puede tener diferentes grados, pero lo más importante es tratarlo de la forma más adecuada para que no se convierta en una lesión repetitiva a lo largo de toda la vida.

Causas del esguince de tobillo en niños

Niñas se tiran por tobogan

El esguince de tobillo se produce cuando se dañan los ligamentos que rodean las articulaciones que controlan los movimientos. Cuando la articulación se desplaza de una forma más allá de lo habitual, el ligamento queda dañado en mayor o menor medida. El daño en el ligamento puede ir desde una simple inflamación hasta la rotura. Así pues, el esguince de tobillo tiene diferentes grados de gravedad que deben ser determinados por un médico.

Las causas del esguince de tobillo son muy variadas. Algunos juegos infantiles, la práctica de algún deporte, caminar por un suelo irregular o simplemente andar con las zapatillas mal atadas pueden ser motivo para que el niño se tuerza el tobillo y el incidente acabe en un esguince. En el momento en que el niño sienta dolor en el tobillo, se vea la zona inflamada o tenga dificultades para apoyar el pie, es necesario acudir al médico.

Tratamiento del esguince de tobillo en niños

Tratar a tiempo: Insistimos en la importancia de tratar a tiempo y de forma completa un esguince de tobillo. De no hacerlo así, el niño se recuperará de esta lesión pero la zona quedará debilitada y sufrirá esguinces recurrentes a lo largo de toda su vida. Lógicamente el tratamiento del esguince de tobillo deberá determinarlo el médico y en ningún caso debemos actuar por nuestra cuenta basándonos en nuestra experiencia.

Reposo: Será el médico quien determine el tiempo de reposo, los días que el niño deberá permanecer sentado o tumbado con el pie en alto. Los antiinflamatorios serán casi obligados los primeros días y puede que necesite una venda o una férula para inmovilizar el tobillo. Generalmente el niño no deberá apoyar el pie en unos cuantos días, pero dependerá de la lesión en los ligamentos. Poco a poco hay que ir comprobando la movilidad del pie con ejercicios de tobillo, pero con mucho cuidado de no forzar y retrasar la recuperación.

Rehabilitación: Cuando el médico decida que el periodo de reposo ha terminado, será cuando el niño inicie la recuperación de la lesión. Ten en cuenta que dependiendo de la gravedad del esguince, el niño puede necesitar muletas antes de retomar su actividad. Siempre que exista la posibilidad, un esguince de tobillo curará más eficazmente con unas sesiones de fisioterapia, sobre todo para fortalecer la zona y prevenir lesiones futuras en el mismo lugar. Y no podemos olvidarnos de la paciencia que debemos tener e inculcar a nuestros niños para que se mantengan en reposo.

Laura Vélez. Colaboradora de Guiainfantil.com