El niño con Síndrome de Asperger en el colegio

La integración en la escuela del niño Asperger

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

Los niños con Síndrome de Asperger tienen una imposibilidad para relacionarse de forma normal con sus compañeros, su conducta social y sus emociones pueden parecer inapropiadas, y por ello suelen ser excluidos del grupo, sobre todo en el colegio.

En la mayoría de los casos su inteligencia es normal o superior. Son niños que muestran un gran interés y conocimiento sobre algunos temas, tienen facilidad para aprender y un lenguaje fluido, aunque a veces utilicen expresiones que pueden parecer pedantes. 

Físicamente son niños como los demás aunque presentan dificultad en sus movimientos, tanto es así que pueden parecer patosos o descoordinados o mostrar tics si están nerviosos. Según todas estas características, ¿cómo facilitar la escolarización de niños Asperger?

Cómo ayudar en la escuela al niño Asperger

El niño Asperger en la escuela

Son niños inteligentes, cariñosos y sensibles pero, en el colegio, el resto de niños pronto identifican que su comportamiento es diferente y tienen a aislarlos. El papel de la familia junto con el de los educadores es fundamental para lograr el bienestar del niño en el centro, siguiendo estas pautas:

- Los padres deben reunirse con los educadores cuando el niño vaya a ingresar en la escuela y les faciliten informes sobre las capacidades de su hijo, sus dificultades, sus preferencias de juego o de actividades, sus rutinas, sus intereses, sus motivaciones y qué situaciones le relajan. Por contra, también deben explicar cómo calmarlo en situaciones de estrés, qué le puede alterar o qué le puede resultar insoportable. Es conveniente que las entrevistas sean frecuentes a lo largo de todo el curso para poder ir modificando conductas de los profesores hacia el niño y ver cómo evoluciona.

- Los profesoers deben estar debidamente informados sobre cómo proceder con el niño Asperger, ya que regañarle o castigarle por moverse repetitivamente puede contraproducente, así como cambiarle las rutinas de clase o darle órdenes demasiado literales, porque no las comprenden. Por ejemplo, si una profesora regaña al niño y le dice: 'estate quieto y no dejes de mirar al libro', es posible que el niño permanezca así durante horas.

- Las clases de gimnasia pueden ser muy estresantes para ellos ya que son niños con dificultades de equilibrio y además rechazan el contacto físico. Para no frustrarles, hay que valorar el nivel de exigencia que aplicar sobre ellos y las actividades que pueden realizar. 

- Aunque sean niños con una capacidad intelectual normal o alta y que parece que tengan habilidades excepcionales como aprender a leer y escribir en edades tempranas, memorizar textos leídos o repetir conversaciones que ha escuchado, no implica que hayan comprendido los aspectos más sencillos de lo que escuchan o leen. El profesor debe asegurarse que el niño ha comprendido las instrucciones o las tareas que ha de realizar. Conviene hacer preguntas fáciles y concretas y no se deben aceptar las respuestas literales. 

- Si el niño tiene déficit de atención o hiperactividad los educadores deberán proceder igual que con los niños con TDAH: dar tareas fraccionadas, animarle y no imponerle tiempos de trabajo muy largos.

- Asegurarse que los padres están al tanto de los deberes, exámenes o salidas anotándolo en una agenda, aunque el resto de la clase no lo haga. Y es que a los niños Asperger les ayuda las listas, gráficos, agendas, planning... Así podrán controlar sus actividades, su duración y el orden diario de las mismas. 

- Sus características pueden hacerles foco de bromas y chistes de otros niños, desde la escuela deben estar muy pendientes para que esto no ocurra. La mejor manera es explicar al resto de niños y a sus padres cómo son estos niños y por qué actúan así. La colaboración de los demás es muy importante.

Las niñas con Síndrome de Asperger tienen características similares a los niños, pero más suaves. Tienen menos conductas agresivas o que interrumpen el día a día de la clase. Son más pasivas y aprenden mejor de sus compañeros las conductas sociales. 

Fuente: Federación Asperger España