Puntos de sutura en las heridas de los niños

¿Cuándo es necesario dar puntos de sutura en una herida?

Los niños suelen hacerse heridas. La mayoría son rasguños o cortes superficiales en la piel que sólo necesitan curas locales. En cambio, cuando el corte es mayor o más profundo, los bordes de la piel quedan separados y es necesario dar puntos de sutura para conseguir el cierre de la piel aproximando los dos lados.

Los médicos utilizan los puntos para coser los dos lados de la herida, haciendo un nudo en la costura y usando un hilo especial. Dependiendo del hilo que se utilice, los puntos se quitan al cabo de una semana o 10 días, o bien se absorben solos.

¿Para qué sirven los puntos de sutura?

Existen distintos tipos de hilos, denominados suturas, que son el nylon, la seda y el vicryl. Este último es el más reciente y tiene la facultad de disolverse en la piel, por lo que no hace falta quitar los puntos. Este tipo de sutura se utiliza, sobre todo, en los cortes que afectan a los labios o al interior de la boca.

También se puede cerrar una herida usando tiritas autoadhesivas, también conocidos como puntos americanos, haciendo un vendaje tipo mariposa, es decir, en forma de cruz. Es muy importante no mojarlos porque se desprenden con el agua y mantenerlo seco durante unos días. Otra modo de mantener unidos los bordes de una herida es con cemento especial para la piel. El cemento se desprende solo al cabo de 5 a 10 días. Cada uno de estos métodos está indicado para ciertos tipos de heridas y localizaciones diferentes, por lo que siempre debe ser el médico el que decida.

Puntos de sutura en la mano

¿Cómo se ponen los puntos de sutura en las heridas?

Lo más importante a tener en cuenta cuando hay que poner puntos de sutura es el intervalo de tiempo transcurrido entre el momento en que se ha producido la herida y cuando se deben poner puntos. Y es no deben pasar más de 4 horas entre un momento y otro, por tanto, es importante llevar al niño cuanto antes al centro sanitario.

Una vez allí, el médico limpiará bien la herida con agua estéril para eliminar la suciedad y los gérmenes. Después, aplicará un antiséptico como la clorhexidina, en los bordes del corte para evitar posibles infecciones y extraerá de la herida cualquier fragmento u objeto que haya quedado dentro.

Antes de empezar a coser, el médido dormirá el área afectada con una pequeña inyección de anestesia local para no sentir dolor. A continuación, con una aguja diminuta, el médico coserá los dos extremos del corte con el hilo de sutura.

¿Cómo se cuidan los puntos de las heridas?

Cada tipo de sutura requiere unos cuidados distintos. En general, es recomendable no mojar los puntos en unos días porque todas las heridas de sutura deben mantenerse secas para que no se infecten, ni rascarse o hurgarse en los puntos por mucho que piquen. Si, por accidente, uno de los puntos se abre o notas que la zona se pone roja o caliente, debes acudir al médico en seguida porque la herida se podría haber infectado.

Durante el tiempo que los puntos permanecen en la piel, el médico puede recomendar una cura diaria, que sirve también para comprobar el estado de la herida. En estas curas, puede aplicarse una solución antiséptica (clorhexidina) sobre la sutura, según la indicación del médico. Se debe vigilar el aspecto de la herida por si apareciera líquido, supuración, inflamación o signos de infección.

El plazo de tiempo que se mantienen depende, sobre todo, de la localización de la herida. Las suturas más cortas, es decir, las que se pueden retirar en 3 ó 5 días son las de la cara, el cuello y el cuero cabelludo. Hay que esperar 7 días en los brazos y las manos, y hasta 14 días si la herida se produjo en las palmas y plantas de los pies, en los codos o en las rodillas.

¿Cuándo se quitan los puntos?

La misión de la sutura consiste en mantener la herida cerrada para ayudar a la cicatrización, y cuando se ha cumplido se debe retirar. Conviene explicar al niño que la retirada de los puntos no duele para que no tenga miedo de volver, en el caso de que la primera experiencia fuese desagradable. Se tarda mucho menos en quitar los puntos que en ponerlos. Cada punto se corta a nivel del nudo, y luego se tira del trocito de hilo de sutura. Se notan pequeños tirones, pero no duele. 

En cambio, si te dieron los puntos que se absorben, el cemento o te pusieron puntos americanos no hace falta quitarlos, ya que se disuelven en la piel o se desprenden solos. Después, es importante que no te de el sol directamente sobre la cicatriz para que no te quede una marca. Para evitarlo, puedes ponerte una crema con factor de protección alto sobre la cicatriz.

Pedro Oliver. Redactor de GuiaInfantil.com