Cómo introducir las papillas en la alimentación del bebé

En las distintas revisiones médicas que va pasando vuestro bebé para que se examinen su desarrollo y crecimiento, seguramente la enfermera o pediatra os ha preguntado sobre la alimentación que habéis llevado hasta el momento, y os ha orientado sobre la alimentación que debéis llevar en cada etapa, ofreciéndolos pautas para la correcta introducción de los alimentos, y favorecer así una buena asimilación o evitar posibles trastornos o alergias.

Papillas de frutas o de verduras para los bebés

Las primeras papillas de los bebés

A veces, aún teniendo por escrito dicha información, nos pueden surgir dudas, ya que en ocasiones ocurre que distintos pediatras nos han recomendado cosas diferentes, o incluso, en el mismo centro de salud han podido modificar las recomendaciones de un año para otro. Os quiero comentar alguna de las dudas que me han surgido: para mi hijo mayor me recomendaban introducir la papilla de frutas antes de la de verdura, mientras para el segundo, lo contrario (dependiendo del pediatra).

También he podido observar variaciones respecto a la introducción del gluten 7º ó 6º mes (seguramente motivado por los últimos estudios sobre la enfermedad celiaca). Entonces quizás puedan pensar, al igual que yo: 'con mi otro hijo lo he hecho mal' ya que he actuado de diferente manera.

En una de las revisiones rutinarias de mi bebé me preguntó la pediatra cómo había introducido las papillas en el 6º mes para saber si había sido conforme a sus recomendaciones. Le respondí que había decidido cambiar el orden de verduras y frutas ya que por la estación del año me parecía conveniente ofrecer a mi hijo un puré caliente en lugar de frío de tal manera que él pudiera beneficiarse del placer de disfrutar de su papilla e ir acostumbrándose más fácilmente a la cuchara. A su pediatra, por supuesto, le pareció bien aquella decisión.

Está claro que la Medicina no es una Ciencia Exacta, siempre hay un pequeño pero importante espacio para la intuición. Y ahí entramos las madres. Nos surgirán ocasiones en las que debamos confiar en nuestro sentido común, siempre y cuando no se alejen de las pautas ofrecidas por los profesionales de la salud.

Las mamás sabemos mucho más de lo que creemos sobre nuestros hijos, seguramente nadie sabe entenderles mejor que nosotras y cuando tengamos dudas, es recomendable que preguntemos, pero también debemos hacer uso de la experiencia que nos puede aportar el día a día con ellos.

Mirna Santos. Redactora de GuiaInfantil.com