Cómo evitar las caídas y los golpes de los niños

Vilma MedinaDirectora de GuiaInfantil.com

La curiosidad y la falta de noción del peligro hace que los niños sean propensos a las caídas y a los golpes, muchos de ellos sin importancia, pero otros que les sitúan en situaciones más peligrosas. Evitar las caídas y golpes es pues una tarea que tenemos los padres a diario.

Una de las caídas más importantes que tuvo mi hija fue cuando tenía sólo 10 meses de vida. La dejé acostada en el medio de mi cama, cercada por cojines, mientras me fui a la cocina, cuando de repente escuché un golpe enorme que para mí sonó como un terremoto. Salí corriendo hacia mi habitación... ¡Qué descuido!

Prevención de accidentes en el hogar

Las caídas de los niños

Felizmente no pasó nada grave a mi pequeña, pero me pregunté muchas veces cómo eso pudo pasar, ya que la había dejado protegida entre un montón de cojines. Me pregunté por qué no la había dejado en su cunita móvil, cerca de mí. Me eché la culpa, claro, pero es así que los accidentes ocurren, cuando menos los esperamos, por un despiste, por no medir las consecuencias de nuestros actos, por confiar demasiado en nuestras fortuitas decisiones.

Las caídas y los golpes se encuentran entre las causas más frecuentes de traumatismos infantiles en el hogar. Aunque creas que tu pequeño está protegido, extrema la precaución. Si el bebé está en la cuna, averigua si los barrotes están bien sujetos, si su altura no permite al bebé saltarse de la cuna, y cosas por el estilo. Aunque tu bebé parezca más espabilado para su edad, jamás te fíes de las escaleras, de las puertas, de las sillas, balcones, ventanas, etc. La protección y la seguridad deben ser reglas de rutina. No se trata de sobreproteger a tu hijo, al contrario, se trata de darle seguridad.

Si quieres que el pequeño tenga libertad, debes crear un ambiente y un entorno sin peligros y sin riesgos para él:

- Poner barras de protección en las escaleras y ventanas.

- Poner topes en las puertas de la casa y de los armarios bajos.

- Poner protectores de silicona, redondeados, en los cantos de muebles y cajoneras.

- Poner antideslizantes debajo de las alfombras y en la bañera.

- Poner barandillas seguras en la cama.

- Mantener todos los electrodomésticos fuera del alcance de los pequeños.

- Vigilar a los pequeños en la bañera, y también cuando entran y salen de ella.

- Cuando el bebé empiece a gatear y andar, ponerle calzados y calcetines con antideslizantes.

- Supervisar los juegos del bebé, para evitar que se auto golpeen con algún juguete.

- Cuando el bebé esté durmiendo en su cuna y en su habitación, es aconsejable tener vigilabebés. Son aparatos cómodos, que permiten a los padres realizar tareas en el hogar sin dejar de atender a su bebé.

- En el caso de que en la casa haya escalera, poner una valla para impedir que el bebé la baje o la suba, sin la supervisión y apoyo de un adulto.