Lo bueno y malo o justo e injusto para los niños según su edad

Por qué los niños tienen un sentido de la justicia diferente al nuestro

Gabriela Matienzo
Gabriela Matienzo Psicóloga infantil

 

Seguramente como papá o mamá habrás escuchado a tu hijo decir en muchas ocasiones que algo “no es justo”. Esta afirmación puede esta relacionada con el hecho de que no se le dejes hacer algo que desea o tener algo que quiere, pero a medida que crece, esta percepción puede aplicarse a otras situaciones más complejas que no solo tienen que ver con ellos, sino con los demás.

¿Cómo se da esta evolución en el pensamiento de los niños respecto al sentido del bien y el mal, de la justicia o la injusticia? Te explicamos qué es lo bueno y lo malo o justo o injusto para los niños según su edad.

El sentido de lo bueno y lo malo o justo o injusto para los niños según su edad

Los que es bueno y malo o justo e injusto para los niños

Se han realizado diversos estudios que buscan responder a esta pregunta. Los estudios de Jean Piaget y Lawrence Kohlberg acerca del desarrollo moral del ser humano, nos ayudan a entender un poco la respuesta a esta pregunta:

Ambos concluyeron que la forma en que se desarrollan las ideas en el niño sobre el concepto del bien y del mal, de lo justo y de lo injusto, es un proceso complejo que involucra procesos cognitivos, experiencias y crecimiento emocional.

Piaget explica esta evolución de esta forma, dependiendo de la edad del niño:

1. Niños menores de 4 años. Para ellos, todo lo que quieren o les gusta, es bueno y justo, y todo lo que no les gusta o no quieren es injusto; poco a poco al ir aprendiendo las normas de convivencia social, esta idea va transformándose para incluir al “otro”.

2. Niños de 5 a 9 años (Etapa heterónoma). Piaget nombra a esta etapa heterónoma, ya que, para los niños de esta edad su conducta está marcada por el exterior:

  •  Aceptan que todas las reglas están creadas por figuras de autoridad como sus padres, maestros y Dios.
  •  Creen que las reglas no se pueden cambiar.
  • No toman en cuenta la intención o las razones que motivaron un determinado hecho. Por lo tanto, una gran cantidad de daño, aunque se haya hecho de manera accidental, es peor que una pequeña cantidad de daño hecho deliberadamente.
  •  Piensan que los culpables siempre son castigados, aunque sea a largo plazo.

3.  Niños a partir de los 10 años (Etapa autónoma). A esta edad los niños ya se percatan de que:

  • No existe el bien y el mal absoluto
  • La moralidad (lo bueno y lo malo) dependen de las intenciones, no de las consecuencias.
  • Se dan cuenta de que las reglas son acuerdos que pueden ser modificados y que pueden ser incumplidas para atender las necesidades humanas, por lo tanto, su forma de pensar se asemeja más a la de los adultos.
  • En esta etapa surgen sentimientos morales como la compasión o el altruismo que tienen que ver con considerar una situación concreta del otro como un paso para la aplicación de las normas.
  • El niño de 9 a 10 años va desarrollando la capacidad de percibir las reglas desde el punto de vista de otras personas

Es verdad que este es el orden natural por que se atraviesan estas etapas del niño, sin embargo, el ritmo y las circunstancias de cada niño son diferentes y fundamentales para la edad específica en que cada uno lo logra. Es por ello que en ocasiones podemos tener puntos de vista muy diversos de una situación entre dos niños de la misma edad.

Cómo ayudar a los niños a entender el sentido de la justicia y los límites

Para ayudar a nuestros hijos en este proceso debemos:

  • Ser un buen ejemplo para ellos, modelándoles en todo momento las conductas deseadas.
  • Fomentar siempre la empatía y sensibilidad con el otro.
  • Enseñarles a ver las cosas desde varios puntos de vista.
  • Permitirles cuestionar y analizar las reglas para que puedan seguirlas por convicción.
  • Si tu hijo siente que una situación es “injusta” ayúdale a analizarla y a resolverla de la manera más asertiva posible.
  • Ayudarles a entender que las cosas no siempre son “justas” , sin embargo siempre debemos seguir luchando porque lo sean.