Comprar juguetes no es un juego

Muchos padres son conscientes del papel que desempeñan los juguetes en la educación de los niños e, incluso, algunos tienen a gala afirmar que ellos sólo compran y regalan juguetes educativos. Sin embargo, ofrecer a los niños sólo este tipo de juguetes es un error porque en la diversidad reside el éxito.

El papel de los juguetes en el desarrollo del niño

Bebé jugando con su juguete

Los juguetes no son sólo un instrumento para llenar el tiempo de ocio de nuestros hijos, también les divierten y les hacen felices, les ayudan a desarrollarse y a aprender, y favorecen el desarrollo infantil en todas sus facetas. Unos desarrollan sus movimientos, otros las actividades al aire libre, algunos sirven para pensar y otros para fomentar el desarrollo de las actividades relacionadas con el contexto escolar.

Además, debemos respetar el gusto del niño y fomentar su tiempo de ocio porque los niños necesitan jugar. El juego les ayuda a madurar, a experimentar, a asimilar conocimientos y a conectar con el otro, lo que les permite expresar sus deseos e inquietudes, que no pueden o no saben transformar en palabras, y que encuentran salida a través del juego. La selección de los juguetes es siempre una difícil decisión para los padres. Existe una gran diversidad de juguetes en el mercado y fuertes campañas publicitarias dirigidas a los niños de cara a la Navidad, que nos influencian tanto a ellos como a nosotros.

De modo que, si este año quieres que tu elección de juguetes sea acertada, elige juguetes cercanos al mundo del niño, que le permitan desarrollar su imaginación, que sean adecuados a su edad y propongan una actividad interesante para su gusto porque si le resulta aburrido o no es lo suficiente atractivo para él pronto lo abandonará y lo sustituirá por otro.

Marisol Nuevo. Redactora de GuiaInfantil