Niños que han sobrevivido entre animales

Estefanía EstebanRedactora de GuiaInfantil.com

Yamato fue abandonado por sus padres en un bosque de Japón como castigo. Lo que en principio iba a ser un escarmiento, se convirtió en una pesadilla. El pequeño pasó 6 días en un lugar poblado por osos salvajes. Sin embargo, esta historia cuenta con un final feliz. Yamato fue localizado con vida en una cabaña de madera. Eso sí, estaba sediento y muerto de hambre. 

Yamato ha tenido mucha suerte. ¿Qué hubiera pasado si no le hubieran encontrado? ¿Habrían adoptado los osos al pequeño? ¿Le habrían enseñado a comportarse como ellos? El caso de este pequeño de 7 años, nos trae el recuerdo de muchos otros niños que fueron criados por animales. 

7 casos impactantes de niños criados por animales

El niño Japonés al que sus padres abandonaron en el bosque

1. Víctor de Aveyron: El caso más famoso de un niño salvaje es el de Víctor de Aveyron, un niño de unos 11 años que unos cazadores encontraron desnudo en los Pirineos, en 1799. Nadie consiguió averiguar su procedencia. François Truffaut creó a partir de su historia la película 'El pequeño salvaje'. Víctor no consiguió nunca adaptarse a los humanos.

2. Lyokha se perdió en un bosque de Siberia. Fue descubierto viviendo con lobos. Tenía 10 años y comportamiento salvaje. Su mentalidad era de un niño mucho más pequeño, y sus dientes se había afilado. Pero el pequeño se escapó del hospital en el que se encontraba y no se volvió a saber nada de él.

3. Djama: La lista de niños criados por lobos es numerosa. Ya en 1962 se descubrió a un niño que vivía en una manada de lobos. En este caso, en Turkmenistán (al sur de Rusia). Fue descubierto por un grupo de geólogos. El pequeño se perdió en el desierto con cuatro años, después de que sus padres fueran asesinados. Fue adoptado por una manada de lobos. Aprendió a correr a cuatro patas, a comer carne cruda como ellos... incluso contó que de pequeño cabalgaba sobre los lomos de su madre loba. 

4. María Do Santos (Portugal) fue encerrada por su mare en un gallinero desde que era un bebé. Desde pequeña vivió con las gallinas. Cuando la rescataron,  a los 10 años, la pequeña caminaba y se movía como las gallinas y se alimentaba del mismo pienso que los animales. Tenía la edad mental de una niña de 2 años.

5. Rochom P’ngieng se perdió a la edad de 8 años en la jungla de Camboya. La encontraron 19 años después, cuando ya tenía 27. Tenía el pelo tan largo que le llegaba a los tobillos. Estaba sucia y se comportaba como un animal salvaje. Se comunicaba con gruñidos. No recordaba su antiguo lenguaje. Sólo recordaba tres palabras: 'papá', 'mamá' y 'dolor de estómago'. Prefería caminar agachada e intentó escaparse en numerosas ocasiones.

6. Natasha (Rusia) fue abandonada por sus padres y criada por perros callejeros. A los 5 años, fue descubierta. La pequeña andaba a cuatro patas, se comunicaba con ladridos y comía igual que los perros.

7. John (Uganda) huyó de su casa el día que vio cómo su padre asesinaba a su madre. Con sólo 2 años de edad, se adentró en la selva y fue adoptado por un grupo de monos verdes, quienes le cuidaron durante tres años y le enseñaron todo lo que necesitaba para sobrevivir en la jungla, hasta el día en que fue descubierto por una mujer de la tribu. Los monos le consideraban parte de su familia y se resistieron a que se lo arrebataran. John volvió con los humanos y no tardó en recuperar su comportamiento anterior a su fuga.