Frases típicas que escucharás de tus hijos preadolescentes

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

La relación entre padres y preadolescentes es como la teoría del eterno retorno. Los mismos acontecimientos se producen en el mismo orden y de la misma manera. Sino, ¿por qué hace unos años le decías a tu madre cosas como 'tu qué sabrás' o 'no tienes ni idea' y ahora es tu hijo quien te lo dice a ti? Y, si todavía no lo ha hecho, lo hará.

Hoy en día se considera que un niño entre los 8 y los 11 años ha dejado atrás la infancia y se ha adentrado en el fascinante mundo de la preadolescencia. Un mundo lleno de cambios físicos y emocionales donde las hormonas campan a sus anchas y la rebeldía forma parte de su carácter. No son niños, pero tampoco púberes y demandan espacio, libertad y autonomía. Este cóctel puede ser explosivo, pero seguro que ya lo sabes porque todos vivimos o sobrevivimos a esa época. 

Las frases que dicen los hijos a los padres

Las frases típicas de los preadolescentes

Los preadolescentes, en definitiva los hijos, se quejan de las mismas cosas, intentan escaquearse de sus tareas de la misma manera y tratan de engañar a sus padres utilizando los mismos trucos generación tras generación. Estos son los ejemplos de ello en forma de frases típicas de preadolescencia:

1. Tu no sabes nada de mi vida.

2. Ya soy mayor, déjame intimidad.

3. Me quiero morir, ¿por qué todo me pasa a mi?

4. Ahora vooooy, estoy en Facebook (también vale para Tuenti, Twitter, Instagram o cualquier otra red social)

5. Tu no me entiendes.

6. Sí mamá, todos suspendieron, era un examen súper difícil.

7. Te ayudo si me compras algo.

8. No puedo ir al colegio, estoy muy enfermo.

9. No quiero ponerme el abrigo, hace mucho calor.

10. Que no me bajo la falda papá, ¡es la moda!

11. ¿Y por qué tengo que ir a comprar el pan? ¡Siempre me toca a mi!

12. Ya voy, sólo cinco minutitos más en la cama.

13. ¿Por qué?

14. ¿Me das dinero? Sólo esta vez, te lo juro.

Es posible que muchas de estas frases ya te las haya dicho tu hijo, pero tu, ¿qué respondiste? De nuevo volvemos a la teoría del eterno retorno, así que es posible que como ya hiciera tu madre antes, saques a relucir alguna frase típica de madre. Y, en el top número 1 la súper frase: porque lo digo yo y punto.