Los hermanos mayores son más listos y los pequeños más divertidos

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

¿Qué hermanos son los más listos, guapos, buenos, responsables y divertidos? Es la eterna discusión. Los mayores dicen que son más inteligentes y los pequeños defienden que ellos son la alegría de la familia. 

Todas estas discusiones sin fundamento, ahora tienen una respuesta que dice que los mayores son más inteligentes y los pequeños más divertidos.

¿Por qué se dice que los hermanos mayores son más listos?

El hermano pequeño y el hermano mayor

Ya en tiempos de Charles Darwin, un antropólogo llamado Francis Galton y primo de este primero detectó que muchos de los más importantes científicos de su época eran los hermanos mayores en sus familias. Ahora, en el siglo XXI ha salido un estudio que refrenda las ideas que Galton dejó plasmadas y que habla sobre si el orden de nacimiento afecta a la personalidad de los niños.

Según este estudio de la Universidad de Leipzig, durante muchos años se ha creído que el orden de nacimiento modelaba la personalidad de los niños y que los mayores eran responsables y los menores impulsivos. Sin embargo, el estudio dice que ser el primogénito o el benjamín no determina la personalidad. Sólo el intelecto individual de cada uno es el resposable de ello. 

Lo que sí han averiguado los expertos a través de varios estudios es que muchos hermanos mayores tienen un cociente intelectual generalmente más alto que los pequeños. Y, aunque distintos autores han tratado de explicar este hecho, todavía no se conoce la razón. 

¿Por qué los hermanos pequeños son más divertidos?

Si los hermanos mayores son más listos (sólo a veces), entonces, ¿qué son los pequeños? Los benjamines de cada casa siempre han defendido que son geniales y, sobre todo, mucho más divertidos. Ellos, y digo ellos porque soy la mayor, creen que los mayores han de mostrarse más responsables y se les exige mucho más (cosa con la que estoy de acuerdo), por lo que ellos han de desarrollar otra faceta, llamar la atención de otra forma.

Así desarrollan un punto de genialidad, creatividad e imaginación que les falta a los mayores. Son la alegría de las reuniones familiares o el centro de conversación cuando se habla de cosas divertidas o trastadas de hijos. 

Pero, ¿es esto cierto? También hay investigadores que han estudiado esta tendencia y lo que nos dicen es que no tienen por qué realmente ser los más graciosos o divertidos pero sí ocurre que ellos mismos se ven más joviales y calmados. Es una percepción personal, se sienten identificados con esas características.

La conclusión de todo esto es que, 'depende, todo depende, de según como se mire, todo depende', como decía la canción.