Es normal que un niño cambie su comportamiento al tener un hermano

Al convertirse en hermano mayor, los niños pueden tener regresiones como hacerse pis en la cama

Tania García
Tania García Educadora sociofamiliar

No es de extrañar que un niño tenga conductas regresivas tras el nacimiento de un hermano o hermana. De seguro lo has visto con tus propios ojos o lo recuerdas por una experiencia propia, eso de hacerse pis en la cama, querer el chupete que ya había dejado, balbucear, buscar el seno de la madre, querer dormir con los padres etc. Pero ¿por qué un niño cambia su comportamiento al tener un hermano? ¿Qué necesitan nuestros hijos de nosotros como padres?

Cuando los niños cambian su comportamiento al ser hermanos

Cuando un niño cambia su comportamiento al ser hermano

Las relaciones entre hermanos son vínculos muy especiales, pero a veces pueden tener un inicio un tanto dificultoso ya que, los niños pueden percibir al nuevo bebé como un cambio radical en su dinámica familiar, en especial hacia el cariño y atención que reciben de sus padres. Razón por la cual, 'regresan' a su estado más básico, donde sus padres debían cuidarlos de nuevo.

Esto puede ocurrir desde el momento en que los padres entren al hogar con el nuevo bebé en brazos o incluso antes (cuando estos le informan al niño que va a ser hermano mayor o tendrá una nueva hermanita para jugar). Los niños suelen responder a toda clase de cambios que ocurren en su vida siendo este comportamiento el esperado. De hecho, una respuesta apática ante la llegada del bebé a la familia sería preocupante.

El nacimiento de un bebé supone un gran cambio para el niño o niña que, en un principio, no sabe cómo manejarlo de la manera más idónea. Sucede lo mismo con cualquier otro cambio importante como mudanzas, separaciones paternas, comienzo de la escuela, etc. Los cambios generan un impacto en el niño, pues se rompe su rutina a la cual está acostumbrado, haciendo que este se exprese de manera distinta en su esfera conductual y emocional.

Las regresiones infantiles o conductas regresivas en los niños

Qué son las regresiones infantiles de los niños

¿Y cuáles son los comportamientos regresivos más esperados en los niños tras convertirse en hermanos? Pueden existir una variedad de emociones y conductas desencadenas, como irritabilidad, mayor sensibilidad, llanto, explosiones y desbordes emocionales, se aferran más a sus padres e intentan llamar su atención, etc. También pueden devenir enfermedades psicosomáticas, causadas por el estrés, tendencias al balbuceo, enuresis nocturna, pesadillas, insomnios, deseos de dormir con los padres, entre otras más.

Todo será dependiendo del niño en sí y cómo exprese su sentir ante la llegada del nuevo miembro de la familia. Aunque atenta a esto, no veas este cambio como algo negativo o que conllevará un daño permanente en tu hijo o en la dinámica familiar. Se trata de permanecer atentos y acompañar a los niños en estas emociones que están sintiendo en este momento.

Hay que tomar en cuenta que estos cambios de comportamiento de los niños tras convertirse en hermanos mayores es un acto biológico normal; se trata de una acción instintiva de supervivencia. Podemos decir que el niño interpreta esta nueva llegada con que puede existir un abandono de sus padres hacia él (pues ahora tienen que pasar mucho tiempo con el bebé) y deben hacer algo al respecto. La supervivencia en este mundo de los niños depende por completo de sus padres.

Qué necesitan los hijos de sus padres al ser hermanos mayores

Comportamiento tras ser hermanos mayores

Por supuesto, estas regresiones o cambios en el comportamiento no suelen durar mucho tiempo y son fáciles de intervenir con paciencia, amor y la misma dedicación de los padres. Es importante que no lo cataloguemos como celos marcados por un hermano que aún no conoce, sino como un miedo instintivo a que dejen de cuidar de él.

[Leer +: Señales para identificar si un niño tiene celos]

Por lo que los cambios en el comportamiento del niño son algo normal y hay que acompañar al niño emocionalmente en el proceso para que lo supere. Piensa de esta manera, los adultos temen a muchas cosas y son capaces de superarlo cuando entienden la situación y encuentran una salida, pero los niños no tienen esta capacidad de razonamiento y a veces esperamos a que tengan una madurez emocional precoz que se desarrolla cuando ellos son mayores.

Así que la respuesta aquí es que los padres deben acompañar a sus hijos en el proceso, sin alarmarse, con tranquilidad y sin forzar la situación para que vuelvan a su avance rápidamente, puesto esto solo va a causar más estrés y una respuesta emocional negativa al sentirse los niños presionados.

Recuerda que la clave es no crear un problema, piensa mejor en esto: no existe ningún problema, solo una cuestión normal de la infancia que debemos atravesar todos juntos como familia.

Cómo acompañar a un niño que se vuelve a hacer pis en la cama

Cuando tu hijo vuelve a hacerse pis en la cama

De todas las regresiones, la de volver a hacerse pis en la cama es quizás la más común; un niño que ya había consolidado el acto de levantarse de su cama para ir al baño y ahora simplemente se orine de nuevo mojando la cama.

¿De qué forma deben actuar los padres en esta situación? La mejor manera de abordarlo es desde la calma, no alarmarse por este comportamiento porque, en cierta manera, es algo que podemos esperar tras un cambio tan grande al que se está enfrentando el niño como el de la llegada de un hermano. En resumen, no hacer un problema de algo que no lo es.

Puedes leer más artículos similares a Es normal que un niño cambie su comportamiento al tener un hermano, en la categoría de Hermanos en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: