El error más común al poner un supositorio al niño

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

¿Cómo se pone un supositorio? Es posible que el 99,9 de las personas a las que realices esta pregunta respondan lo mismo: por el lado de la punta. Sin embargo, todas están equivocadas y han estado colocando este medicamento de forma errónea a sus hijos, incluso quizás ellos mismos fueron también tratados erróneamente.

¿Cómo se pone realmente un supositorio a un niño?

 Supositorio

Durante la década de los 70, los supositorios de glicerina fueron el medicamento estrella, tanto es así que es difícil encontrar a alguien que ronde los 40 que no haya recibido uno de estos 'impactos'.  Era un medicamento ideal para bebés ya que así se evitaban esas situaciones en las que el bebé no traga bien medicamento o lo vomita. Sin embargo, desde hace ya un tiempo están en desuso y pocos facultativos lo recetan. Los pediatras suelen recetar sólo y en pocas ocasiones los de glicerina para tratar el estreñimiento por su poder lubricante.

Sea como fuere, ¿por dónde se pone en supositorio al niño, por el lado afilado o por el plano? Esta trascendental y controvertida pregunta tiene una respuesta sencilla que casi todo el mundo desconoce: la mejor forma de colocar un supositorio a un bebé es por el extremo plano, es lo primero que ha de entrar en ano, para que así los esfínteres del recto, al entrar en contacto con la parte afilada lo empujen hacia dentro. De esta manera se facilita la absorción del medicamento.

Ya los antiguos egipcios y los romanos utilizaban este sistema para administrar medicamentos pero fue desde finales del siglo XIX cuando se hizo muy popular y se estandarizó su forma en forma de torpedo. Su diseño se debe a Herny S. Wellcome que sugería introducirlo por el extremo afilado, entonces, ¿por qué ahora se debe introducir por el plano? 

Aunque durante un siglo se ha estado introduciendo por el lado afilado, en 1991 apareció un estudio en The Lancet que dio un giro de 180º al supositorio. El estudio se basó en unas pruebas realizadas a una serie de mujeres y hombres a quien se pidió introducir el supositorio por el extremo plano. Se dieron cuenta de que la absorción era mejor porque el esfínter anal empujaba el extremo afilado hacia arriba y además se retenía mucho mejor que de la otra forma. Esta teoría caló en la comunidad médica y la recomendación de colocación cambió de sentido. Aunque esta nueva práctica no está exenta de controversia y hay quien insiste en introducirlo por la punta. 

Pasos correctos para poner un supositorio al bebé

- Lavar las manos antes y después.

- Evitar la manipulación directa para que no se deshaga.

- Introducir el extremo plano en el ano.

- Mantener un momento al niño en posición tumbada y apretar las nalgas para evitar que lo expulse.