Madres y padres de hijo único

La evolución del niño dependerá mucho de la educación de sus padres

La preocupación mayor sobre el hecho de tener sólo un hijo reside en los padres. Existe una inquietud en muchos padres por no querer dar excesos a su hijo que le perjudiquen en lugar de beneficiarlo. Es muy fácil caer en la tentación de protegerlo en exceso, mimarlo, y mal educarlo, pero si lo que quieres es educarlo como se debe, es importante que sigas algunos consejos.

Cómo educar a un hijo único

Consejos para educar al hijo único

- Evita que seas demasiado absorbente con tu hijo.
- Busca no protegerle en demasía.
- Anímale a que siga sus propias inclinaciones.
- Respeta y acepta los defectos y fallos de tu hijo.
- Valora sus logros pero no lo elogies demasiado.
- No te olvides del afecto. Eso le dará seguridad.
- Regáñale o castígale cuando sea necesario y no te sientas culpable por ello.
- Combata la "soledad" de tu hijo fomentando el contacto y sus relaciones sociales con otros niños.
- Busca actividades deportivas y lúdicas en las que pueda competir y compartir experiencias con otros de igual edad.
- Evita a que tu hijo esté siempre rodeado de adultos.
- La figura del padre representa un papel fundamental para el niño, pues él puede ayudar a que el hijo no esté demasiado apegado a la madre.
- No seas posesivo(a) con tu hijo. Déjalo compartir con otros niños.
- Evita demasiado control sobre tu hijo. No le digas a todas horas: No toques, No hagas eso, te vas hacer daño, etc.
- Ayuda a tu hijo a que solucione sus propios problemas, pero no a todos.
- Invita a los amiguitos de tu hijo a que vengan a jugar en vuestra casa y deja a que tu hijo se vaya también a la de ellos.
- Deja que tu hijo viva su infancia. No le trates como un adulto. Recuerda siempre que él es un niño.
- Evita tratarlo como a un robot, haciendo todo lo que le digas. Ayúdale a que tome sus propias decisiones, cuanto a que ropa vestir, qué comer. Pida su opinión. Hágale participar.