Masturbación en la infancia

La autoexploración es una experiencia fundamental para una sexualidad saludable

A partir de los 2 años de edad, e incluso antes, la exploración genital por parte de los niños en su propio cuerpo es totalmente normal. Incluso la masturbación es algo que se puede detectar a la más temprana edad. Toda exploración genital esta asociada al descubrimiento del placer. Desde que descubren su zona genital, los niños pasan a conocer sensaciones placenteras, y en muchos casos, empiezan a recurrir a ellas como alivio a su tensión o a su soledad.

La masturbación infantil

Masturbación infantil

La masturbación es una forma de autoerotismo, a través de la cual se obtiene placer sexual mediante la manipulación directa de los genitales, sea frotándolos o rozándolos con otra superficie como almohadas, la cama, el agua de la ducha, etc. La autoexploración es una experiencia fundamental para una sexualidad saludable.

La actitud de los padres en estas situaciones debe ser la más relajada y natural posible. Nada de castigos ni regañinas. Si algún padre castiga o regaña a su hijo por masturbarse estará vinculando la sexualidad de su hijo a algo malo, a algo lo prohibido, y algo feo. El niño se sentirá culpable por practicar este hábito.

La mejor forma de intervenir, más que nada para que el niño no se haga daño y no exponga su placer íntimo a los demás, es tratar de explicarle con un lenguaje claro, que ese placer es parte de su propia intimidad y que entonces debería hacerlo en un lugar seguro, privado, con las manos limpias, en un sitio limpio, y no en publico ni delante de los demás.

Los niños se masturban desde los 18 meses de edad

La masturbación es muy común entre los niños. Los niños, a menudo, comienzan a masturbarse a los 18 meses de edad. Esta práctica se estabiliza cuando los niños llegan a los 3 o 5 años y luego disminuye en frecuencia hasta la pubertad. Los niños se masturban por placer, para tranquilizarse o simplemente para explorarse. Se masturban como parte de la curiosidad natural que sienten por su cuerpo. Para reducir la masturbación en lugares públicos, hay que educar al niño explicándole que "está bien que hagas eso en tu cuarto o en el baño, pero no en lugares donde haya personas no conocidas".

Y dándole opciones. Trata de distraerlo sugiriéndole y llamando su atención para que haga otra cosa. Si tu hijo se masturba en la escuela, ponte de acuerdo con la educadora. Es necesario compartir acciones con la educadora para tratar la conducta. Es poco común y muy raro que los hábitos de masturbación de los niños puedan indicar problemas. En todo caso es necesario buscar ayuda de un pediatra, si la conducta de tu hijo está interfiriendo en las interacciones sociales, si el niño continúa y encima disfruta llamando la atención masturbándose en público, si los padres piensan que el niño tenga alguna infección o irritación en los órganos genitales, o si la masturbación es constante.

Katam de Jalab Atamatak. Psicóloga