La higiene en la convivencia de niños y animales

La higiene y limpieza de perros y gatos que conviven con niños

Si tienes el deseo de tener una mascota, pero no sabes si esa convivencia puede ser perjudicial a tu hijo, con los hábitos de higiene adecuado todo serán ventajas. Tener un animal de compañía en casa puede ser algo muy educativo para los niños. Aunque pueden generar muchas molestias, las mascotas potencian el lado cuidadoso de los niños. Ellos pasan a ser más cariñosos con los animales, plantas y personas favoreciendo su sensibilidad.

Los niños quieren tener un animal en casa porque lo ven como un juguete más, pero que se mueve y hace cosas por sí mismo. Tenemos que enseñar a nuestros hijos a tratar a los animales con cuidado y respeto haciéndoles ver que un perro o un gato no son un juguete sino que necesitan cuidados como ellos, por ejemplo, la higiene. 

Un animal de compañía educa al niño

niña besando a un perrito

Tener una mascota en casa puede ser algo muy educativo para los niños. ¿Y quiere saber por qué?

- Estimula la afectividad del niño.

- Genera actitudes de responsabilidad (tienen que sacarlos a pasear, darles de comer…).

- Ayuda a que los niños sean más sociables.

- Potencia la sensibilidad del niño.

A las mascotas hay que darle cariño, nuestro tiempo (tenemos que sacarlo a pasear en el caso de los perros, hay que jugar con él y enseñarle buenos hábitos), dinero (alimentación, veterinario, accesorios…) y un espacio exclusivo para él en nuestra casa. 

Reglas de higiene para tener una mascota en casa con los niños

Muchos padres se preocupan por los posibles riesgos para la salud de su hijo pequeño por el hecho de tener una mascota. No obstante, si se practican unas pocas y sencillas reglas de higiene, no habrá de que preocuparse:

- La tiña es un estado cutáneo muy contagioso que puede contagiarse de los animales de compañía y que se ve habitualmente en los niños. Si sospechara la existencia de tiña, consulte con su médico.

- Evita siempre que el niño bese al animal, sobre todo, cerca de la nariz y de la boca.

- Anímale a lavarse las manos después de haber jugado con la mascota, sobre todo, antes de tocar o comer alimentos.

- Tanto las pulgas como los gusanos se evitan fácilmente mediante el uso regular de tratamientos preventivos.

- En el caso de que haya una infección, trátela con rapidez, y aleja al niño del animal hasta que el tratamiento haya funcionado.

Cuidados con las mascotas

Los cuidados que precisan nuestras mascotas son: en el caso de los perros, sacarlos a pasear dos o tres veces al día, bañarlos una vez al mes, vacunarlos, alimentarlos, cambiarles el agua, cepillarles el pelaje cada semana, aplicarles repelentes insecticidas una vez al mes y desparasitaciones intestinales cada tres o cuatro meses. Parece un trabajo excesivo pero teniendo en cuenta que una mascota puede ser algo muy gratificante tanto para los niños como para los adultos, estos cuidados merecen la pena.