Campamentos de verano para los niños

Consejos para elegir el mejor campamento de verano para los niños

Las vacaciones escolares traen satisfacciones, pero también preocupaciones ya que muchos padres no saben qué hacer con sus hijos durante las vacaciones escolares. Cuando son pequeños, muchas familias optan por la guardería, una cuidadora, e incluso por la casa de los abuelos, tíos u otros familiares. Pero cuanto más mayores son los niños, más difícil es satisfacerles.

Sus exigencias también crecen y ellos necesitan de más actividades. Ese es el momento para optar por los llamados y conocidos campamentos de verano. Pero, antes de apuntarles a los padres nos surgen muchas preguntas: ¿es seguro?, ¿nuestro hijo está preparado? ¿qué cuidados tendrán los organizadores para que nuestro retoño regrese sano y salvo?

El campamento ideal para los niños

Campamentos de verano para los niños

No existe el campamento perfecto. El mejor campamento es el que más agrade a tu hijo. Algunos niños estarán más contentos en grupos pequeños. Otros preferirán los grupos grandes. A algunos niños les gusta la rutina, pero otros prefieren nuevas aventuras cada día. Algunos elegirán actividades atléticas, mientras otros optarán por actividades manuales. Antes de enviar a tu hijo a un campamento, habla con él, conoce sus deseos, sus gustos, y busca la mejor opción que será la que mejor se adapte a las expectativas familiares y a tu hijo o hija.

Consejos para elegir el campamento de los niños

Antes de enviar a tu hijo a algún campamento, valora su situación personal, habilidades, madurez, preferencias y necesidades. Si ésta será su primera experiencia fuera de casa, y no estará bajo la mirada de sus padres, haz lo posible para que él disfrute y vuelva contento. El miedo de enviarle a estas actividades es normal. Las noticias de accidentes relacionadas con los campamentos son frecuentes. Es normal que los progenitores desconfíen a la hora de dejar a sus hijos en manos de extraños, lejos de casa, durante una, dos o tres semanas.

Pero si sirve de consuelo, según los expertos, estas actividades contribuyen decisivamente a la maduración del pequeño, estimulan su autonomía y su responsabilidad, fortalecen sus vínculos con el entorno, contribuyen a que el pequeño aprenda a convivir con otras personas, y ayudan a desarrollar sus habilidades sociales. Si habéis decidido enviar a vuestro hijo a un campamento, más vale que os informéis al máximo acerca del programa de actividades, del lugar, de las instalaciones y del personal que les acompañará para la tranquilidad de todos. Si la elección ha esatdo bien calculada y pensada, seguramente el campamento será una buena experiencia infantil.

¿Cómo debe ser un campamento de verano infantil?

Los padres necesitan un campamento que sea económico y esté en un lugar conveniente, que ofrezca un ambiente seguro y educativo, fiable, limpio, y que esté abierto cuando tú lo necesites. Los niños necesitan un campamento para hacer amigos, construir relaciones personales con adultos confiables, desarrollar pasatiempos e intereses, redefinir sus habilidades, y que destine parte del tiempo a jugary relajarse.

Campamentos de calidad para los niños

Estos son algunos de los requisitos que debe reunir un campamento de calidad para los niños:
1. Limpieza, seguridad y comodidad. Todas las instalaciones deben reunir estos requisitos para garantizar el bienestar de los niños durante su estancia.
2. Licencias de funcionamiento. Asegúrate de que tiene todos los permisos y licencias en vigor.
3. Personal cualificado. Los tutores y monitores deben ser profesionales con formación educativa y cuidadosos en el trato.
4. Variedad de actividades. Deportivas, lúdicas y educativas que complementen las habilidades escolares de los niños, y les animen a tomar buenas decisiones.
5. Filosofía de entendimiento. Los grupos sociales del campamento forman relaciones sociales nuevas, que deben basarse en el respeto y comprensión hacia los niños.
6. Seguimiento del programa. La experiencia de años anteriores puede ayudarte a obtener referencias respecto al cumplimieto del programa pactado con los padres.
7. Seguros. Son importantes cuando se trata de menores y conciernen al traslado, alojamiento, actividades y excursiones, que serán desarrolladas durante la estancia del niño.
8. Certificado médico. La dirección del campamento debe exigir también una ficha sobre el estado de salud del niño, calendario de vacunación, alergias o intolerancias. Si son asmáticos, alérgicos, celíacos, diabéticos, o tengan problemas de sueño, de conducta o de alimentación.
9. Especificación del programa de actividades. Se debe evitar, por lo menos en campamentos de niños más pequeños, los deportes de riesgo o que presenten alto grado de competitividad.
10. Personal y servicios sanitarios. Deben contar con un botiquín de auxilios básicos y personal con conocimientos para atender posibles problemas de picaduras, cortes, golpes, diarrea, fiebres, vómitos, catarros, etc.
11. Personal médico especializado. Para atender a algún caso grave de salud que pueda ocurrir, y que el lugar del campamento ofrezca una salida rápida, si necesario, a un centro hospitalario.