Cómo puedo provocar los movimientos de mi bebé en la tripa

Malos hábitos que causan disminución de la percepción de las patadas del bebé

Norma Álvarez González
Norma Álvarez González Obstetra-ginecóloga

Después de recibir la maravillosa noticia de que estás embarazada, surgen muchas preguntas. ¿Será niño o niña? ¿A quién se parecerá? ¿Nacerá saludable? ¿Cuándo notaré las primeras patadas? ¿Puedo provocar los movimientos de mi bebé en la tripa? Hoy nos vamos a ocupar de esta última cuestión, porque tengo que decirte que sí, se pueden provocar los movimientos del pequeño en el vientre materno. 

Los movimientos del bebé en el útero materno semana a semana 

movimientos fetales en la tripa de mamá

Uno de los primeros signos de vida del bebé para la madre es el de los movimientos fetales, por esta razón cuando percibimos dichos movimientos es un momento muy especial para la madre y la familia. Es mágico e inolvidable y nos aporta mucha felicidad y tranquilidad, ya que dichos movimientos representan un indicador de bienestar y de adecuado desarrollo neuromuscular del niño. 

En el desarrollo normal del bebé, los primeros movimientos los realiza desde las 8 semanas, cuando apenas mide 1,5 cm. Son movimientos poco específicos y tienen carácter automático, y solo son evidenciados por ultrasonografía. En la medida que tu bebé va creciendo, progresivamente, se observa un incremento del tono fetal, el cual está relacionado con la maduración músculo esquelética y con el desarrollo de las estructuras del cerebelo.

¿Qué pasa con el resto de semanas hasta que está en tus brazos? ¡Aquí te lo cuento! 

- A partir de la semana 10 los movimientos van adquiriendo mayor complejidad. Son espontáneos e independientes de cualquier estímulo y logran que el feto se desplace dentro de la tripa de la madre, siendo imperceptibles para ella.

- En la semana 13, el bebé puede mover sus brazos y piernas de forma independiente y continúan siendo imperceptibles para la madre.

- A las 17 semanas de embarazo, los músculos de las extremidades tienen un desarrollo óptimo, por lo que sus movimientos comienzan a ser perceptibles. Son descritos como un pequeño temblor o un burbujeo, sobretodo en mujeres que ya han tenido hijos o si eres delgada.

- En la semana 21 el bebé aumenta la coordinación de sus movimientos y si te realizan un ultrasonido pudieras ver cómo se lleva sus dedos a la boca y succiona, señal de que tiene una adecuada y progresiva maduración de su sistema nervioso. Si este es tu primer embarazo es el momento en el que comienzas a percibir sus movimientos. Si la madre tiene mucha grasa abdominal o si la placenta está localizada en la pared anterior del útero, los primeros movimientos del bebé aparecerán después de la semana 24, por lo que si a esta edad de embarazo aún no se percibe ningún movimiento, debes consultar con tu obstetra.

- En la semana 26 el bebé comienza a engordar, por lo que sus movimientos son más vigorosos y frecuentes e, incluso, los pueden sentir quienes coloquen su mano en tu panza. En este tiempo el bebé también es capaz de escuchar, ver, gustar, y percibir cualquier tipo de contacto y puede ver algo de luz a través de las paredes abdominales de la madre.

- A las 28 semanas los movimientos alcanzan su máxima intensidad. Se recomienda llevar un registro de los movimientos del bebé para determinar su patrón de movimiento, ya que no todos los niños son iguales. Lo normal es contar 10 movimientos durante las dos horas que siguen después de las comidas. Se aconseja, además, hacer este contaje recostada sobre tu lado izquierdo.

- A partir de las 34 semanas se acentúa el ritmo circadiano (sueño-vigilia) fetal y en la medida que el bebé crece, tiene menos espacio en el útero y esto limita los movimientos, pero la fuerza y la duración de los mismos aumentan.

Recomendaciones para provocar los movimientos del bebé

movimiento tripa del bebé

Existen circunstancias maternas que causan disminución de la percepción de los movimientos del bebe tales como fumar, haber tomado alcohol o algún medicamento sedante o antidepresivo, el estrés materno, estar por largos periodos de pie o el ayuno prolongado. Pero también existen unos 'pequeños trucos' para provocar los movimientos del bebé:

- Tomar un vaso de jugo de frutas o comer algo dulce (se debe tener cuidado si tienes diabetes gestacional).

- Recostarse sobre el lado izquierdo, relajada y respirar profundamente varias veces.

- Hablar a tu bebé o que tu pareja lo haga. Recuerda que tu bebé es capaz de reconocer vuestras voces.

- Escuchar música, especialmente, la clásica.

- Iluminar tu tripa. Si colocas una linterna en tu panza, tu bebé reacciona a la luz.

- Tratar de mover delicadamente a tu bebé con movimientos de presión suaves en tu tripa.

Si el bebé tiene menos de 10 movimientos en dos horas, se recomienda consultar a tu obstetra de inmediato, ya que es considerado un signo de alarma y deben realizarse estudios para evitar complicaciones perinatales.

Puedes leer más artículos similares a Cómo puedo provocar los movimientos de mi bebé en la tripa, en la categoría de Etapas del embarazo en Guiainfantil.com.