Las mejores frutas para llevar en la merienda del recreo de los niños

Verduras crudas, guacamole o hummus son también sanas para que los niños tomen en el patio

Carlota Reviriego
Carlota Reviriego Nutricionista

En un intento para mejorar la calidad de la alimentación de nuestros hijos, y enfocarles o educarles hacia una dieta más sana y equilibrada, muchos colegios han optado por exigir a los padres que, al menos uno o dos días a la semana y para la merienda del recreo de sus hijos, seleccionen única y exclusivamente alguna pieza de fruta.

Frutas y alternativas sanas para la merienda del recreo de los niños 

la merienda del recreo

Muchos padres se ven en la tesitura de escoger qué fruta meter en las mochilas de sus hijos y, lamentablemente, se ven limitados a dos o tres. Sin embargo, no solo la manzana, el plátano o la mandarina son aptos para llevar al cole. Sí, es indiscutible que estas son las frutas más fáciles de ingerir y desde luego no suponen ningún problema para el niño a la hora de consumirlas, pero, ¿por qué no poner en una pequeña tartera unas ricas fresas, unas sabrosas frambuesas o algunas moras?

Tan buenas opciones son estas que te acabo de mencionar como el melón o la sandía en pequeños trocitos o, incluso, la piña, cortadas en pequeñas porciones que el niño puede bien coger con la mano o con un pequeño tenedor que le metamos envuelto en una servilletas.

Si bien la opción de llevar fruta para comer en el recreo es muy válida y recomendable para acostumbrar a nuestros hijos a llevar una dieta sana y equilibrada, existen otras tan saludables como la misma, que además pueden proporcionar algo más de variedad para los niños, y que no se cansen de las frutas de temporada.

Verduras
No son tan aceptadas como la fruta, pero en otros países, como los nórdicos o los anglosajones, los niños se acostumbran desde bien pequeños a comer verduras crudas, ampliando aún más el abanico de posibilidades para comer sano a la hora del recreo. Rodajas de pepino, tiras de pimiento rojo, bastoncitos de zanahoria o tomatitos cherry son muy populares en los tupper infantiles de estos países.

Hummus
El clásico, elaborado con garbanzos, con un toque de ajo y limón, y, por supuesto, aderezado con aceite de oliva virgen extra, es ideal para acompañar tanto las verduras crudas como un simple trozo de pan. Además, la receta del hummus acepta tantas variaciones como deseemos, pudiendo elaborarse con otras legumbres, como las lentejas, o también con verduras, como las berenjenas o la remolacha.

Guacamole
Elaborado con aguacate, tomate y cebolla, y aderezado con aceite de oliva y zumo de lima o de limón, esta salsa para mojar es tremendamente saludable y muy fácil de preparar en casa. Puede convertirse en una opción aún más atractiva para los niños si la acompañamos con las típicas chips de tortilla –de procedencia mexicana-, crujientes y sabrosas, aunque hay que reconocer que los palitos de pan son la alternativa más sana.

No nos estanquemos en la bollería industrial o el sándwich de jamón y queso como merienda para el recreo de nuestros hijos, y ofrezcamos a nuestros pequeños opciones mas sanas y variadas. ¡Ya no tienes excusa!