Cómo dar ánimos al niño hospitalizado

Consejos para ayudar al niño que ha de estar en el hospital

Jimena Ocampo Lozano

No es fácil enfrentarnos a una situación como la de tener que hospitalizar a un niño. No es fácil para los adultos pero para el niño tampoco. Es una situación que nos rompe las rutinas, y que se vuelve más complicada cuanto mayor es el tiempo de hospitalización.

Cómo vive esta situación el niño hospitalizado va a depender de varios factores, como la gravedad de la situación, la edad del niño o su carácter. Muchos padres en esta situación se preguntan cómo pueden ayudar a sus hijos a sobrellevar esta situación y como darles ánimos en este caso. 

Cómo ayudar al niño hospitalizado a sobrellevar su situación

Ánimos para el niño hospitalizado

Es una situación difícil para los niños, y necesitan que los adultos que les rodean se conviertan más que nunca en una fuente de apoyo y alivio incondicional.

Lo primero y más importante es explicarles, con un lenguaje adecuado a su edad y tratando controlar la emocionalidad, por qué tienen que pasar un tiempo en el hospital. Es importante saber aquí, que cómo vivan los adultos la enfermedad del niño, va a influir en cómo la viva el niño. Si nos mostramos angustiados, preocupados  ante el niño, le contagiaremos la angustia y la preocupación, por eso es importante mantenerse sereno, calmado y tranquilo, para transmitirle esas mismas sensaciones y emociones al niño.

Hay que ayudarles a comprender, y hay que hacerles ver que aunque haya momentos incómodos o difíciles, también habrá momentos y experiencias más agradables. Es importante responder a las preguntas que nos puedan hacer los niños al respecto y explicarles cómo van a ser las visitas, cuando estarán papá y mamá, los abuelos o las personas con las que normalmente están con el niño.

Es normal que tengan miedos y estén asustados. Por lo que es importante escucharles, dar importancia a lo que les preocupa, calmarles, hacerles ver que les entendemos y que vean que estamos a su lado.  

Tratar en la medida de lo posible que tengan cerca sus juguetes, sus libros y objetos de apego que puedan ayudarles a mantenerse entretenidos y que reciban visitas de sus familiares y amigos y si esto no es posible, siempre podemos hacer una video llamada, para que vea y hable con sus amigos y familiares. Es importante que, siempre que se pueda, le permitamos hacer actividades en el hospital. Dar un paseo por los pasillos, ir a ver otros niños que estén en su situación, y de esta forma se sentirá menos aislado. 

Es muy normal que los niños que están hospitalizados por un corto o largo período de tiempo, muestren cambios en su conducta. Los llantos, rabietas o enfados son muy comunes y es totalmente normal ya que pueden sentirse apartados de la familia, quieren volver a su casa, tienen molestias, dolores y viven rodeados de materiales que pueden asustarles, (goteros, agujas, etc...). No debemos tomar esto muy en cuenta, pero sí debemos calmarles y ayudarles a expresar lo que sienten en cada momento. Debemos ser tolerantes con estas situaciones.

Cuando los niños son muy pequeños podemos ayudarles a expresarse poniendo nosotros palabras a lo que pueden estar sintiendo, (es normal que estés enfadado, yo también lo estaría, pero qué te parece si leemos un cuento, o hacemos un dibujo y así nos relajamos un poco?), ya que muchas veces ellos no saben expresar o no tienen las habilidades y herramientas para expresar sus emociones. 

En definitiva, lo más importante para dar ánimos a un niño cuando tiene que estar en el hospital un tiempo o tiene que enfrentarse a una operación, es que los padres nos mantengamos tranquilos y calmados, que respondamos a sus preguntas, a sus inquietudes y tratemos de despejar sus miedos. Siempre será bueno estar en contacto con otras familias que estén pasando por lo mismo, y  cuando sea necesario ponernos en contacto con profesionales que nos puedan ayudar a gestionar nuestras propias preocupaciones y miedos al respecto.