Bebés que pierden peso al nacer. Cuándo deben los padres preocuparse

Una técnica inadecuada en la alimentación puede provocar la pérdida de peso en el recién nacido

Meybol Lorena Ramírez

Un recién nacido es una luz y una alegría para la familia, sobre todo cuando se trata de padres primerizos, quienes están llenos no solo de expectativas sino de preocupaciones ante la llegada de un nuevo miembro al hogar: el sueño, la alimentación y... ¡el peso y talla! Hay que explicarles a los futuros padres que los bebés pierden peso al nacer, que es algo normal, pero también es bueno informarles de cuándo deben preocuparse por esa baja brusca de gramos en el recién nacido. ¡Y de todo esto vamos a hablar en esta nota!

Motivos de la pérdida de peso del bebé al nacer

por qué pierde peso el bebé al nacer

Cuando manda un mensaje a amigos o familiares o sales de la sala de partos para comunicar a los abuelos que el bebé ya está en este mundo, una de las primeras cosas que te preguntan, además de cómo salió y cómo está la madres, es el peso del bebé; y es que el peso de un recién nacido es sinónimo de que todo está bien, tanto para el médico como para la familia.

Hay padres que se preocupan cuando acuden a la primera cita pediátrica, que es alrededor de la semana de vida, y el pediatra les informa de un peso menor con el que nació su pequeño. Los padres se asombran y piensan de inmediato que algo va mal, que no le están alimentando correctamente a tu hijo (si la madre está dando el pecho, enseguida piensan en complementar con biberón porque con la lactancia materna no es suficiente) o que el niño puede tener algún tipo de enfermedad o déficit. ¿Tendrán razón?

Durante el embarazo, el feto está protegido dentro de una bolsa donde gracias al líquido amniótico puede realizar todas sus funciones mientras se desarrollan sus órganos y crece, para estar listo al salir del útero de su madre. Una vez que nace, el organismo debe trabajar por sí solo para poder seguir llevando a cabo sus funciones, lo que hace que el recién nacido haga ajustes (se debe tomar en cuenta que casi el 75% del peso del recién nacido es agua, por lo que al nacer tienen una importante dependencia de líquidos para poder mantenerse).

Si tu bebé recién nacido pierde peso, no te asustes, ya que en la primera semana de vida se pierde de manera fisiológica, es decir normal), de un 5 a un 7% hasta un máximo de 10% del peso al nacer, siendo este proceso totalmente habitual y esperado para la edad. Esto es debido a diferentes causas como:

- Pérdida de líquido a través del sudor, orina y heces.

- Expulsión de las primeras evacuaciones a las que se conoce con el nombre de meconio.

- Pérdida del líquido pulmonar y líquido amniótico (además de que utilizan el tejido graso como fuente de energía).

Luego de esa pérdida, rápidamente van recuperando y ganando peso, por ello es fundamental establecer una alimentación con lactancia materna exclusiva o, en aquellos casos donde ésta no sea posible, el uso de fórmula infantil, y recordar que ambas deben ser a libre demanda, sin establecer horarios ni cantidades específicas, ya que una u otra, deben administrarse de acuerdo a la demanda del bebé y las cantidades varían de un recién nacido a otro.

Motivos de preocupación por la bajada de peso del bebé

bebé que pierde peso

Una vez que ya sabemos que esta pérdida de peso inicial del bebé recién nacido es normal, común y habitual, hay que conocer los casos en los que la preocupación de los padres está más que justificada.

- Debes preocuparte cuando esa pérdida de peso sea excesiva o supere los porcentajes arriba mencionados.

- Cuando una vez que haya recuperado el peso, vuelva a perder sin motivo aparente alguno.

Si esto es así, toca analizar qué puede estar llevando a esa pérdida de peso. Una de ellas sería la utilización de técnicas inadecuadas de alimentación artificial o natural. Las más comunes son las relacionadas a la técnica de lactancia materna: agarre inadecuado al pecho, dificultad para mamar o abrir bien la boca, sobreabrigo, dolor en el pezón de la madre al amamantar, inicio tardío de la alimentación, tiempo de lactancia limitado, esparcimiento importante entre tomas...

También hay que tener en cuenta, que 'los neonatos alimentados principalmente con seno materno experimentan mayor pérdida ponderal que los recién nacidos con alimentación mixta', según se explica en el informe 'Pérdida de peso corporal en recién nacidos', realizado por Asociación Médica de Medicina de México.

Si esta opción de alimentación queda solucionada, pero el bebé sigue sin coger peso podríamos estudiar la posibilidad de alguna enfermedad especifica de tipo infeccioso (gastrointestinal, metabólico o nutricional) y que de no detectarse a tiempo puede traer consecuencias fatales en el recién nacido como deshidratación o desnutrición.

Sin duda alguna, es importante tomar en cuenta una buena calibración de la balanza donde el recién nacido es pesado, ya que ello influye en la evaluación inicial y seguimiento y la vestimenta que tenga (debe pesarse siempre de la misma manera, desnudo, sin pañal, y si se deja el pañal, asegurar que el pequeño esté limpio y restarle del peso total). Te recuerdo la importancia que tiene la evaluación del recién nacido en la primera semana de vida, y de esta manera, determinar con tiempo alguna patología para su resolución oportuna.

Puedes leer más artículos similares a Bebés que pierden peso al nacer. Cuándo deben los padres preocuparse, en la categoría de Peso y talla en Guiainfantil.com.