Mojar la cama es el peor trauma para un niño

Cómo los niños se sienten cuando orinan en la cama

El niño que sufre de enuresis se orina en la cama durante el sueño y se despierta por la noche completamente mojado. Aunque los expertos afirman que esta enfermedad tiene cura y rápido tratamiento a base de terapia educacional y apoyo farmacológico, continúa siendo uno de los grandes problemas que enfrentan muchas familias aún en silencio.

El trauma del niño que orina en la cama

Traumas de un niño que orina en la cama

La pérdida involuntaria de la orina durante la noche afecta hoy entre el 15 y el 20 por ciento de los niños españoles de cinco años, lo que representa una media de 450 mil menores, el 10 por ciento de los niños de siete años, y hasta el 3 por ciento de los adultos.

Según los especialistas, la mayoría de los niños y familias afectadas por la enuresis, no acuden al médico. Prefieren esconder el problema, por lo que se estima que el 70 por ciento de los casos están mal diagnosticados. Mientras los padres de los niños con enuresis no asuman la situación y busquen ayuda para su hijo, será mucho más dificil que la enuresis pueda ser tratada.

Es muy común la intolerancia de los padres cuando su hijo se moja la cama una y otra vez. No adelanta de nada si cada vez que el niño moje la cama, tenga que escuchar reproches de sus padres:

- ¡No me lo creo que hayas hecho pis en la cama otra vez!

- ¿No te das vergüenza orinarse en la cama?

- Cómo hagas pis otra vez en la cama lo diré a todos tus amigos.

Estas son solo algunas de las frases que dicen los padres y que tanto hacen daño en la autoestima de un niño. Podéis imaginar ¿qué sienten los niños en estos momentos?, ¿Qué traumas pueden estar creando los padres en él?

Secuelas emocionales en niños con enuresis

Los niños con enuresis, que no reciben apoyo de sus padres y debido tratamiento, pueden guardar secuelas emocionales y psicológicas, como pueden ser:

- Sentimientos de culpa

- Sentimientos de frustración y humillación

- Sentimientos de marginación

- Baja autoestima. Se creen inferiores a los demás niños

- Sentimientos de insatisfacción y desánimo

- Ansiedad, estrés y depresión

- Aislamiento y dificultad para relacionarse con los demás

- Cambios en su comportamiento o conducta

Para que el niño con enuresis no se encuentre en esta situación, es necesario que él tenga el apoyo de sus padres y ayuda de un profesional especializado.

La enuresis tiene cura

La enuresis es un problema de salud y sólo el 10 por ciento de los casos está relacionado con problemas psicológicos y que se puede curar con tratamiento farmacológico y medidas educativas. Según los expertos, la enuresis es el acontecimiento más traumático tras el divorcio y las peleas entre los padres del niño, y que suele afectar el doble a los niños que a las niñas. Es un problema que afecta gravemente a la autoestima y comportamiento social de los niños, como también al bolsillo de muchas familias. Un estudio cifra en 1.200 euros al año, el gasto derivado del lavado de sábanas, cambio de colchones y pañales.

Aunque en el 90 por ciento de los casos su origen es multifactorial y puede deberse a problemas hormonales o de falta de maduración de las vías relacionadas con el control de la micción, casi un ocho por ciento está relacionado con otros problemas de salud, como la aparición de una diabetes infantil. Aún así, la enuresis es totalmente prevenible y curable.

La Campaña Control y Prevención de la Enuresis buscará este año, con diversas iniciativas, concienciar a la población de que la enuresis es un problema de salud, controlable y prevenible a través de programas educacionales que enseñen al niño a controlar la micción a partir de los dos años, y fármacos en determinados casos. También tratará de "educar" a los padres para que ayuden a su hijo a prevenir y controlar esta enfermedad. Los expertos recomiendan, entre otras cosas, no abusar de los pañales, racionar la ingesta de bebidas durante la tarde y la noche y educar a sus hijos en cuanto a los hábitos de micción.