Síndrome de enterocolitis en los niños inducido por proteínas de los alimentos

Causas y síntomas de la inflamación del intestino delgado y el intestino grueso en niños

Armando Magaña Cobos
Armando Magaña Cobos Pediatra experto en Alergología

El síndrome de enterocolitis se conoce por sus siglas en ingles FPIES (Food Protein Induced Enterocolitis Syndrome) y se refiere a una inflamación del intestino delgado y del intestino grueso.

El FPIES es una respuesta del sistema inmune, pero no esta causado por los mismos factores que se dan en la mayoría de las respuestas de alergia del sistema inmune (como sucede en picaduras de insectos o en alergia ambientales); se produce inflamación del sistema gastrointestinal a uno o más alimentos específicos. Te contamos cómo detectar el síndrome de enterocolitis en los niños y cuáles son sus posibles causas. 

Los síntomas del síndrome de enterocolitis en niños

El síndrome de enterocolitis en niños

Los síntomas comunes de este síndrome son vómito y diarrea en gran cantidad. Generalmente se acompaña de talla baja por falta de absorción de los nutrientes.

Un bebe con FPIES podría considerarse como aquel con un problema estomacal severo, pero con inicio a solo un par de horas de comer el agente agresor; muchos de esos niños son llevados al servicio de urgencias, con debilidad exagerada, vómitos repetidos en proyectil... Muchas veces se diagnostican como una infección estomacal pasajera, sin embargo, en el momento que vuelven a comer ese alimento, los síntomas reaparecen con la misma intensidad y mismas características.

La reacción típica de esta enfermedad solo involucra al sistema digestivo, la mayoría de las veces empieza con vomito tardío con respecto a la ingesta del alimento (generalmente más de dos horas) y los síntomas pueden ser leves: incremento de reflujo con varios días, de evacuaciones disminuidas de consistencia; pero también pueden poner en peligro la vida con un choque por deshidratación.

En casos severos, después de varios vómitos de contenido del estómago, el niño empieza a vomitar bilis (material amarillo verdoso), seguido por diarrea y puede durar por varios días.  En las peores reacciones, que son cerca del 20%, el niño tiene vomito y diarrea, que se deshidrata de forma rápida y puede llegar al choque. El cual pone en peligro la vida por falla para que la sangre llegue e los órganos vitales.

Los pacientes presentan: debilidad, mareos, desmayos, piel pálida o azulada, pulsos rápidos y débiles, respiración rápida y superficial, presión sanguínea baja, sed extrema, nausea, vómito, confusión y/o ansiedad.

Cuáles son las causas del síndrome de enterocolitis en los niños

Los desencadenantes más comunes de este síndrome son la leche de vaca (lácteos) y soya.  Sin embargo, cualquier alimento lo podría causar, incluyendo aquellos poco alergénicos. Pero es cierto que las causas más comunes son los lácteos y la soya. Otros desencadenantes comunes son arroz, avena, cebada, chícharos, papas, calabacita, pollo y pavo. 

Si tiene reacción con un alimento común, no significa que vaya a reaccionar con otros alimentos comunes. Aunque puedes ser desencadenado por cualquier alimento.

El diagnóstico es complejo a menos que la reacción haya ocurrido en múltiples ocasiones al comer un mismo alimento.

La reacción del FPIES generalmente aparece en las primeras semanas de vida, o en niños más grandes si es que fueron alimentados con seno materno exclusivo por los primeros meses. La reacción generalmente se presenta con la introducción de los primeros alimentos sólidos o con formulas de lácteas, el alimento debe de ser ingerido de forma directa por el bebe, esta reacción no ocurre a través de la ingesta de alimentos por la madre y la ingesta de seno materno por él bebe.

Lo síntomas desaparecen al 100% al suspender los alimentos que la generan.

Debido a los síntomas mencionados la rehidratación es muy importante, ya sea en casa si las condiciones del paciente le permiten tomando líquidos o en el hospital si el vómito no permite la rehidratación oral.

Tratamiento del síndrome de enterocolitis en niños

 

El tratamiento está basado en suspender el alimento causante y en los niños que apenas empiezan a comer diferentes alimentos, estos deben de ser introducidos con mayor precaución que en los niños sanos. Se sugiere introducir un alimento nuevo cada 3 semanas. Lo ideal es que el médico haga una carta al paciente explicando brevemente que es el FPIES y cual debe ser su tratamiento en la sala de urgencias.

La buena noticia es que la mayoría de los niños supera esta enfermedad alrededor de los 3 años. La decisión de reintroducir el alimento en la dieta debe de ser en consenso con el médico y previo reto al alimento en el consultorio u hospital.