Cómo son los ejercicios de logopedia para los niños

Ejercicios para practicar las praxias del lenguaje con los niños. Utilidades de la logopedia infantil

Laura Cerrillo
Laura Cerrillo Logopeda y docente

Las 'praxias' son los ejercicios que los logopedas más utilizan en su práctica diaria. Hace referencia a los pequeños ejercicios aislados que suelen practicar dentro de sus sesiones y que recomiendan a las familias para practicar también en casa con los niños. Existen multitud de praxias para cada una de las musculaturas orales de los niños.

En qué consisten los ejercicios de logopedia para los niños

Ejercicios de logopedia para los niños

Os explicamos las principales características, tipos y utilidades de las estas praxias orales y cómo son los ejercicios de logopedia para los niños.

Es frecuente que cuando a nuestros hijos pequeños les cuesta funciones, tales como el habla, la deglución, la respiración, la fluencia y/o la voz, y los logopedas les recomienden ciertos ejercicios o praxias. Es importante saber que estas deben ser personalizadas para cada niño y sus dificultades concretas. Una vez trabajadas y conseguidas, se cambiarán por otras más complejos o bien se eliminarán.

A continuación, profundizaremos un poco más en este concepto de praxias respondiendo las siguientes tres preguntas:

- ¿Cuáles son las características de las praxias?

- ¿Qué tipos de praxias existen? y

- ¿Qué utilidades tienen las praxias?

De manera resumida, las principales características de las praxias serían dos: el número de repeticiones y el esfuerzo o fuerza en el ejercicio. Siendo así, las principales utilidades son conseguir mejorar la movilidad y la tonicidad muscular, mediante ejercicios de repeticiones y/o fuerza. Existiendo praxias para cada una de las principales tres musculaturas orales:

- Praxias en labios: Los labios son una musculatura redondeada que debe moverse con precisión y fuerza. Existen ejercicios concretos para mejorar la movilidad tales como los besos o ejercicios concretos para mejorar la fuerza tales como aguantar un lápiz en el labio superior o vencer la fuerza de un botón detrás de los labios.

- Praxias en mejillas: Las mejillas son una musculatura amplia y fuerte que participa en la succión. Normalmente cuando esta débil en fuerza suele presentarse caída y observarse restos de comida en los laterales de la boca. Para trabajar su fuerza suelen proponerse ejercicios de succión de jeringas con tareas gradualmente más complejas (agua, aire, etc.)

- Praxias en lengua: La lengua es una musculatura compleja que debe tener una forma relativamente triangular, fuerte y amplia en movimiento. Cuando esta musculatura está débil suele tener una posición caída y redondeada en forma, y cuando su movimiento es poco ágil suele costar la elevación de la lengua y lateralización a los lados. Para trabajar su fuerza suelen proponerse trabajos de fuerza contra depresores (palitos de madera). Y para trabajar su movimiento sueles proponerse numerosos ejercicios como el de limpiarse los dientes o el paladar con la lengua.

En la mayoría de los casos, estos ejercicios son cortos y fáciles, así como de fácil adquisición en un corto período de tiempo, debido a que todos ellos abarcan pequeñas musculaturas (labios, lengua, mejillas, etc.) a diferencia de otras musculaturas del cuerpo mucho más complejas y grandes (extremidades, cabeza, tronco, etc.).