Ejercicios para que los niños aprendan a masticar correctamente

Ejercicios de masticación para niños que no quieren masticar

Patricia Fernández
Patricia Fernández Redactora en Guiainfantil.com

Algo tan sencillo como masticar bien la comida es esencial para poder tener una buena salud. Puede parecer que no tiene tanta importancia como parece, pero los beneficios de masticar correctamente son innumerables, por ejemplo previene la gastritis, hace adelgazar y disminuye el estrés.

Te contamos los beneficios que tiene masticar bien para los niños y te damos unos ejercicios para que los niños aprendan a masticar correctamente.

¿Por qué es tan importante masticar bien los alimentos?

Ejercicios para que los niños aprendan a masticar correctamente

El estrés que experimentamos los padres en el día a día termina pasando factura a toda la familia, incluyendo a los niños. Las rutinas escolares, los horarios ajustados, las extraescolares, la hora del baño… todo resulta un puzzle que debemos encajar al minuto, y la hora de la comida o la cena no se salva. Cada día cocinamos más rápido, miramos menos lo que compramos, y por supuesto, comemos más rápido. A esto se suma que a los niños la hora de la comida les parece un auténtico rollo y suelen emplear el menor tiempo posible en ella para poder ponerse a jugar.

Los malos hábitos como son el uso de los dispositivos móviles en las horas que debían dedicarse a la familia, como son las comidas y cenas, así como el uso de la televisión, convierten la comida en un acto meramente mecánico sin experimentar el verdadero disfrute que debe tener.

Pero tras estos malos hábitos, como son el masticar mal, deprisa y tragar casi entero el alimento, se esconde unas consecuencias para la salud de los niños que pueden perdurar toda la vida.

¿Cuáles son los beneficios de masticar bien?

Masticar bien es esencial para tener una buena salud digestiva, entre otros beneficios. Se recomienda masticar la comida al menos unas 30 veces antes de tragarla.

  • Si masticamos más, la sensación de hambre es menor, ya que hasta que el estómago manda la sensación de saciedad a nuestro cerebro pueden pasar unos minutos, con lo que si comemos muy rápido el estómago no habrá mandado todavía ese mensaje y habremos ingerido mucha más comida de la que nuestro cuerpo necesita. Este es el motivo de que muchos niños sean obesos.
  • Además masticar lentamente favorece la absorción de nutrientes durante la digestión.
  • Evitamos tener gastritits, ya que la saliva aporta un ph alcalino que equilibra los niveles de acidez que hay en el estómago, previene reflujos y la acidez de estómago. 
  • Favorece la digestión
  • Descienden nuestro nivel de ansiedad y estrés, y oxigenamos mejor nuestro cuerpo.
  • Disfrutamos más la comida y su sabor, además de pasar un agradable momento en familia. 

Ejercicios de masticación para niños

Debemos tener en cuenta algunas pautas que nos ayudarán a comer más lento y masticar mejor.

  • Nunca estar distraído con la televisión o el teléfono, sino poniendo atención en la comida.
  • Cortar todo en trozos pequeños, para ayudarles a masticar mejor.
  • Masticar con la boca cerrada notando la contracción de los músculos maseteros, es decir los que se encuentran en las mandíbulas. La punta de la lengua estará colocada en la “montaña del paladar”.
  • Masticar 10 veces por el lado derecho y 10 por el lado izquierdo. La punta de la lengua estará colocada en la “montaña”.
  • Masticar con mucha fuerza. La punta de la lengua estará colocada en la “montaña”.
  • Masticar con poca fuerza. La punta de la lengua estará colocada en la “montaña”.
  • Masticar una galleta con la boca cerrada y la lengua colocada en la zona rugosa del paladar.

Si conseguimos hacer esto con el niño todos los días durante unos meses, el niño aprenderá a masticar correctamente y no tendrá problemas el resto de su vida.