Qué hacer cuando un niño no quiere masticar y todo se le hace bola

4 sencillos trucos para estimular la masticación del bebé y para que no haga bola con la comida

Carlota Reviriego
Carlota Reviriego Nutricionista

Masticar es una habilidad que todos los bebés deben aprender a lo largo de su desarrollo, y somos los padres los que debemos potenciar este aprendizaje mediante las comidas que escogemos para ofrecerles. Pero, ¿qué hacer cuando el niño se niega a masticar y todo se le hace bola en la boca

4 sencillos consejos para enseñarle al niño a masticar 

Qué hacer cuando un niño no quiere masticar y todo se le hace bola

El sentido del gusto -al notar diferentes sabores en la leche materna-, a la vez que su capacidad de encontrar información sobre su cuerpo y sus juguetes con la boca –cuando se acerca las manos o los pies a la boca o cuando chupetea sus juguetes- son los primeros pasos en este proceso de aprendizaje de aprender a masticar.

Generalmente, al comenzar la alimentación complementaria a partir de los 6 meses, los bebés están preparados para tomar decisiones sobre cómo actuar cuando se encuentran con algo dentro en la boca y, aunque muy probablemente su primer instinto sea expulsarlo, poco a poco la masticación se convierte en la herramienta que les ayuda a decidir cuándo lo que tienen en la boca puede ser procesado –disminuyendo su tamaño- y, por tanto, tragado.

Cuanto más alarguemos el periodo en el que el bebé no está expuesto a este aprendizaje, es decir, cuanto más tiempo alimentemos a nuestro hijo con purés y/o alimentos muy blandos que no requieren masticado, más problemas tendrá el niño para aprender lo que es una herramienta/habilidad indispensable para su desarrollo futuro.

Si nos encontramos con que el niño no mastica, porque no quiere o porque no sabe cómo hacerlo, podemos estimular su aprendizaje siguiendo estos pequeños consejos:

1 - Es vital que nos vean masticar
Incluso de manera exagerada, para que entiendan el proceso. A veces podemos ver cómo, tras haber visto como el adulto lo hace, el niño comienza a hacerlo aun sin comida en la boca. Es un ejercicio muy bueno para practicar con ellos.

2 - Incrementar la textura de sus triturados
Los purés pueden ser casi líquidos o empezar a ser más gruesos, sin necesidad de que tengan trozos sólidos. Es posible que ofrecerles un puré con trozos sin machacar o una sopa con picadillo, aunque pueden parecer una buena idea, no sean lo más apropiado, ya que el niño tiene que aprender cómo actuar ante las diferentes texturas y es difícil que las identifique si las encuentra en el mismo plato.

3 - Alíate con las frutas
Ofrecer frutas blandas, como el plátano, las fresas o incluso frutas cocinadas, como las manzanas asadas. Son lo suficientemente sólidas como para que el niño se inicie en la masticación, pero no requieren el esfuerzo que supondrá comerse un bocadillo.

4 - El arroz, tu gran aliado
Bien pasado, el arroz es otro de nuestro aliados para favorecer la masticación, ya que requiere muy poco esfuerzo, pero si el suficiente para que nuestro pequeño vaya practicando.

Lo más importante de este proceso es no rendirse, el niño aprenderá poco a poco lo útil que es mover su mandíbula y podrá, a su debido tiempo, gestionar sin mayor problema alimentos 'duros'.

Puedes leer más artículos similares a Qué hacer cuando un niño no quiere masticar y todo se le hace bola, en la categoría de Trastornos alimenticios en Guiainfantil.com.