Riesgos de retrasar el momento en que el bebé comienza a masticar

Qué puede ocurrir si el bebé no mastica

Carlota Reviriego
Carlota Reviriego Nutricionista

A menudo los padres posponemos el momento de que los bebes comiencen a masticar, principalmente por miedo al atragantamiento. Otras veces es por comodidad, ya que los alimentos triturados son mucho más fáciles y limpios, además de que somos nosotros los que alimentamos al bebe. Sin embargo, es un aprendizaje que han de hacer los bebés a su debido tiempo, te contamos por qué no hemos de posponer el momento en que el bebé comienza a masticar

Peligros de posponer el momento en que el bebé comienza a masticar

Por qué no posponer la masticación en el bebé

1. Riesgos para los dientes: Cuando alimentamos a un bebe a base de purés, el puré contiene cantidades muy grandes de frutas y/o verduras con carne o pescado, mientras que si el niño come solo, la cantidad que consume suele ser pequeña, y esto nos alarma. Sin embargo, debemos abrir los ojos a un alarmante problema que está surgiendo con fuerza en la sociedad actual: la dentadura y las encías no se desarrollan como deberían. 

Aunque parezca poco importante, nada más lejos de la realidad. La dentadura de leche no es permanente, eso es cierto, pero es su formación y su correcta utilización, además de la correcta utilización de la mandíbula y los músculos que se encuentran en esa zona los que determinan cómo será la dentadura permanente. Y permanente significa para toda la vida.

A partir de los 6 meses los bebes, tengan o no dientes, están preparados para aprender el movimiento de la masticación. Como omnívoros que somos, masticar es tremendamente importante, morder con los incisivos para cortar el bocado, desgarrar con los colmillos y machacar con los molares es la única manera de asegurarse un correcto desarrollo tanto de las piezas dentales como de la musculatura mandibular. 

2. Riesgo de atragantamiento: Cuando un niño se hace mayor y no mastica puede ser también un arma de doble filo, ya que, al inicio, evitamos los problemas de atragantamiento que nos asustan cuando son bebes, pero a medida que crecen sin saber masticar tampoco aprenden a manejar la comida en la boca, y aumenta seriamente el riesgo de atragantamiento. Gestionar la comida, crear el bolo alimenticio, masticarlo, y decidir cuando está listo para la deglución, es un proceso que se aprende con la práctica, y que, si se pospone, puede crear hábitos de masticación inadecuados que precisamente son los que se relacionan con el atragantamiento. 

Cómo enseñar al bebé a masticar

- Si tu pequeño no sabe masticar porque siempre ha comido triturados, ofrecerle estos triturados cada vez más granulosos hasta sentirte preparada para ofrecerle otras comidas.

- Empieza ofreciéndole alimentos que consideres fáciles de tragar, pero que necesiten algo de masticación.

- Enséñale a masticar con tu ejemplo y utilizando tus palabras cuando estéis todos sentados a la mesa y, cuando te sientas cómoda, continua por ofrecerle lo mismo que coméis vosotros o algo muy parecido si no te sientes del todo segura. 

Recuerda que, si pospones demasiado este momento no le haces ningún favor a tu hijo sino todo lo contrario y, si te asusta el atragantamiento, ten en cuenta que los bebes pequeños son tremendamente eficientes con el manejo de la comida en la boca, mucho más que cuando se hacen mayores.