El peligro de los rayos infrarrojos para los ojos de los niños

Cómo proteger los ojos de los niños de los rayos infrarrojos

Estefanía Esteban

Existen diferentes tipos de radiaciones. Seguramente muchos padres han oído hablar del peligro de la radiación ultravioleta. Sin embargo, se habla poco de la radiación infrarroja, que es esa que hace que sintamos calor del sol o de algunos aparatos que también emiten ese tipo de radiación. 

No solo debemos proteger la piel de los efectos dañinos del sol, sino que también debemos proteger los ojos, sobre todo la de los niños, ya que son aún más sensibles. Te explicamos cuál es en realidad el peligro de los rayos infrarrojos para los ojos de los niños. Y lo más importante: cómo proteger sus ojos frente a este tipo de radiación. 

Dónde está el peligro de los rayos infrarrojos para los ojos de los niños

El peligro de los rayos infrarrojos para los ojos de los niños

Se habla mucho de los rayos ultravioletas, de cómo debemos protegernos de ellos porque penetran de forma directa y acumulativa en la piel y los ojos. Pero se habla muy poco de los rayos infrarrojos, que en realidad son más peligrosos aún que los ultravioletas, ya que llegan a capas más profundas de la piel y son capaces de afectar, a la larga, a la cornea y retina de los ojos. 

A la larga, la unión de rayos ultravioletas (UVB) y los rayos infrarrojos (IR), pueden alterar el mecanismo encargado de mantener sana la epidermis. Pero también afectan directamente al tejido macular y a los ojos. 

Como el resto de rayos solares, sus efectos se acumulan tanto en la piel como en el tejido de los ojos. A la larga, pueden aparecer secuelas. Entre los daños más graves, pueden ocasionar en los ojos:

  • Quemaduras en la retina
  • Cataratas
  • Problemas en el cristalino

Cómo proteger los ojos de nuestros hijos de los rayos infrarrojos

Según las recomendaciones de José Ramón Carrasco, optometrista y director comercial de Indo Óptica, deberíamos proteger los ojos de los niños de las radiaciones solares, sobre todo en épocas de especial exposición y en lugares de máximo riesgo para los ojos, como puede ser la nieve. 

La protección debe abarcar tanto los rayos ultravioletas como los rayos infrarrojos. Ambos son invisibles, pero muy dañinos para los ojos. De hecho, en algunas ocasiones habrás notado un enrojecimiento de los párpados tras una exposición al sol. Incluso pueden llegar a producirse quemaduras. Éstas son por el efecto directo de los rayos infrarrojos. Aunque lo peor es que estos rayos se absorben por las capas más profundas y se acumulan incluso en la retina.

La única forma de proteger los ojos de los niños de los rayos infrarrojos es el uso de gafas con filtros específicos para este tipo de radiación. Existen filtros destinados a la protección frente a estos rayos que pueden aplicarse en lentes para el día a día, en gafas graduadas,  y filtros que pueden aplicarse a las lentes de las gafas de sol, tanto en gafas graduadas como en gafas de sol sin graduación. Estos filtros deben pedirse al optometrista.

En el caso de que el niño use lentes de contacto, también existe la posibilidad de pedir un filtro para las radiaciones infrarrojas.  

Puedes leer más artículos similares a El peligro de los rayos infrarrojos para los ojos de los niños, en la categoría de Visión en Guiainfantil.com.