Trastornos causados por la televisión

Demasiada televisión disminuye la capacidad de concentracion de los niños

Dos horas al día ante la pantalla aumentan el riesgo de trastornos de atención en los niños. Investigadores de la Universidad de Nueva Zelanda han analizado por primera vez los trastornos causados por la televisión en los niños, es decir, los efectos cognitivos a largo plazo de las horas pasadas mirando la televisión en la infancia. Sus resultados indican que el rendimiento escolar se puede resentir en la adolescencia. Los niños que miran más de dos horas de tele al día cuando cursan primaria tienen después más dificultades de concentración al llegar al instituto que aquellos que miran poco la televisión.

Así lo demuestra el primer gran estudio que ha analizado los efectos a largo plazo del abuso de la televisión en la infancia sobre la capacidad de atención. El estudio sugiere que los videojuegos también merman la capacidad de atención. Este estudio sugiere que los padres deberían tomar medidas para limitar el número de horas que sus hijos miran la televisión.

La capacidad de atención de los niños y la televisión

Niños ven la tele

Según los resultados presentados en la revista médica Pediatrics, los niños que ven menos de dos horas de televisión al día en la infancia no aumentan su riesgo de sufrir trastornos de atención en la adolescencia. Pero a partir de la tercera hora, el riesgo se incrementa un 44 por ciento por cada hora adicional que se pasa cada día delante de la televisión. Estos efectos fueron especialmente acusados en los niños que miraban la televisión más de tres horas diarias.

En España, los niños de 6 y 7 años ven la televisión una media de dos horas al día, pero un 36 por ciento la ven más de cuatro horas diarias, según un estudio de la Asociación Española de Pediatría. El estudio de la Universidad de Otago se ha basado en 37.000 niños y niñas a los que se examinó cada dos años desde los cinco hasta los quince años, en el marco de una ambiciosa investigación sobre desarrollo infantil y salud. Entre otras preguntas, se pidió a padres y niños que dijeran cuántas horas de televisión veían. Para evaluar si sufrían algún problema de déficit de atención, se preguntó a los menores, así como a sus padres y profesores, si sólo conseguían mantenerse atentos durante un tiempo anormalmente corto, si tenían una baja capacidad de concentración o si se distraían con facilidad. Por ejemplo, se les hicieron preguntas como: "Cuando alguien te habla, ¿te cuesta prestarle atención?"; "¿te ocurre a menudo que empiezas los deberes y no los acabas?"; "¿te cuesta hacer los deberes si hay ruidos, o hay algún tipo de actividad, en la habitación?".

Estudios anteriores habían detectado que el abuso de televisión en la infancia conlleva problemas de déficit de atención, mientras los niños aún cursan Primaria. Pero ningún gran estudio había analizado, hasta ahora, si estos problemas perduran hasta la adolescencia y ahora sabemos que los efectos de la televisión sobre la capacidad de atención son duraderos. Estos efectos a largo plazo se han comprobado en jóvenes que redujeron las horas de televisión al llegar al instituto, pero en quienes los problemas de atención relacionados con el abuso de televisión en la infancia se mantuvieron. Los investigadores alertan contra la costumbre de algunas familias de encender la televisión para que los niños estén tranquilos, por ejemplo a la hora de desayunar y la recomendación es tratar de reducir las horas de televisión.

Los efectos de los videojuegos en los niños

El estudio no ha analizado los efectos de los videojuegos y de los ordenadores sobre el desarrollo de niños y adolescentes porque la recogida de datos se inició antes del auge de estas nuevas formas de entretenimiento. Pero los investigadores consideran que sus efectos pueden ser similares a los de la televisión, por lo que el límite de dos horas diarias debe incluir todas las formas de ocio audiovisual sumadas. Así, si un niño pasa una hora con un videojuego, no es aconsejable que vea la televisión más de otra hora el mismo día. Los datos del estudio no aclaran de qué modo el exceso de televisión afecta a la capacidad de atención, pero los investigadores apuntan varias hipótesis. La que presentan como más probable es que las imágenes televisivas, con sus estímulos constantes, pueden hacer que en comparación la vida real parezca monótona, de modo que los niños tiendan a aburrirse ante actividades que tienen ritmos más lentos como asistir a una clase o hacer los deberes.

Otra posible explicación es que el cerebro infantil, aún en formación, se desarrolle de manera inadecuada al ser estimulado en exceso por las rápidas sucesiones de imágenes de los programas de televisión. Hay aún otras posibilidades: podría ser que ver la televisión desplace otras actividades que favorecen la capacidad de atención, como leer, jugar o practicar deporte. O que la televisión favorezca la inatención porque uno siempre puede retomar el hilo del programa más tarde, o que los niños inatentos tengan más preferencia por mirar la televisión que aquellos que no tienen problemas de déficit de atención. O todas juntas.

Por qué controlar el tiempo de televisión de los niños

En cualquier caso, la investigación no ha detectado que el abuso de televisión en la infancia afecte al riesgo de sufrir hiperactividad, sino únicamente a los trastornos de atención. "Los autores del estudio reconocen que algunos programas de televisión son educativos y beneficiosos para los niños. Pero el tiempo total pasado ante la televisión está asociado en el estudio con peores resultados educativos, así que está claro que el tiempo inviertido en televisión es contraproducente para la educación de los niños.

Los efectos de la televisión sobre la capacidad de atención pueden no tener nada que ver con los contenidos y estar relacionados con los rápidos cambios de escena característicos de la pantalla; si esto es así, incluso los programas educativos, en exceso, serían negativos para la capacidad de atención. Comportamientos violentos, conductas sexuales de riesgo, bajo rendimiento académico, escasa autoestima por la imagen corporal, nutrición desequilibrada, obesidad y consumo de drogas encabezan la lista de problemas derivados de un consumo excesivo o inadecuado de programas de televisión en la infancia y la adolescencia, advierte la Academia Americana de Pediatría (AAP). Los niños y adolescentes son especialmente vulnerables a los mensajes transmitidos por la televisión, que influyen en sus percepciones y conductas.