Cómo controlar el asma infantil

De qué forma se controla y se trata el asma de los niños

El asma es una enfermedad bronquial crónica que afecta cada vez a más niños. Pitos o sibilancias y sensación de opresión en el pecho, tos seca (sin mocos) persistente y fatiga, son algunos de los síntomas más comunes entre los niños asmáticos.

Los niños afectados por esta enfermedad se sienten más limitados para realizar actividades físicas que exijan un mayor esfuerzo y, por lo tanto, están siempre pendientes y en constante alerta por si tienen una crisis asmática.

Por esta razón, es muy importante que tener un control sobre el asma para que los niños puedan llevar una vida normal como cualquier otro niño.

¿Cómo podemos controlar el asma de los niños?

Control del asma infantil

1. Identificar una crisis de asma. Cuando el niño presenta los síntomas de asma, lo primero que deben hacer los padres es tranquilizarlo. El nerviosismo, así como la falta de control por parte de los padres, pueden empeorar los síntomas del niño, acentuando aún más la aceleración de su cuadro asmático, es decir, aumentando su dificultad para respirar.

2. Tratamiento personalizado. Los niños asmáticos, desde que sonn diagnosticados, deben seguir un tratamiento personalizado, tanto preventivo como de control del asma. Es muy importante respetar los horarios de la medicación y el régimen de vida establecido por el médico. Algunos medicamentos, como los antiinflamatorios, alivian los síntomas. Los inhaladores son una gran herramienta para prevenir y frenar una crisis asmática.

3. Prevenir el contacto con alérgenos. La familia del niño debe tomar precauciones para evitar que el niño esté expuesto a los factores que pueden desencadenar en él una crisis de asma. El alergólogo descubrirá, mediante distintos exámentes y pruebas de alergia, qué alérgenos son los que pueden provocar una crisis asmática en el niño y qué tipo de circunstancias desencadenarle una crisis de asma.

4. Saber actuar frente a una crisis asmática. Intervenir a tiempo ante una crisis asmática es una medida muy importante para controlar y evitar que se agrave la enfermedad. Es aconsejable estar muy pendiente de la aparición de los síntomas del niño, es decir, del momento del día en que tose o que presenta dificultades para respirar, pitos o sibilancias en el pecho.

5. Informar al niño. Es recomendable que el niño afectado por el asma, conozca cómo debe controlar esta enfermedad, qué circunstancias debe evitar, qué medicamentos debe tomar y a qué horas y cómo debe auto-cuidarse para evitar las crisis asmáticas.