La butaca de lactancia para alimentar al bebé

Cómo debe ser el sillón de lactancia y dónde colocarlo

Yolanda Corbillón BelloDecoradora

El momento de alimentar a tu hijo es uno de los más intensos qué vais a tener juntos. Tanto si la lactancia es materna como artificial se produce un bonito acercamiento físico y emocional y es aconsejable que tu postura y la del bebé sea lo más cómoda posible y que estéis los dos relajados para poder disfrutar de ese ratito tan íntimo. Una buena opción para conseguirlo son las butacas o sillones de lactancia.

Cómo debe ser el sillón de lactancia para alimentar al bebé

La butaca de lactancia

Las butacas para la lactancia están pensadas para ayudarte a mantener una posición adecuada. Tu espalda debe estar perfectamente recta y con un buen apoyo lumbar porque como vas a pasar mucho tiempo en esta postura las contracturas en el cuello y hombros son bastante frecuentes. Lo que no debes hacer es encorvarte sobre el niño.

Hay muchos modelos en el mercado para poder elegir. Algunas poseen un mecanismo de balancín que relajará al bebé y también a ti. Además está comprobado que ese movimiento favorece la producción de leche y, por lo tanto, beneficia la lactancia. 

¿Dónde colocar la butaca de lactancia? 

Es aconsejable que para alimentar a tu bebe busques un sitio tranquilo y si el niño tiene su propio dormitorio ese es el mejor lugar para situarla. Por las noches es muy cómodo terminar de alimentarle y dejarle en su cunita sin tener que dar paseos por la casa.

También puedes colocarla en tu dormitorio si los primeros meses va a dormir en vuestra habitación. 

Para situarla evita estar cerca de la puerta y sobre todo lejos de corrientes de aire. Nuestro consejo es que tengas cerca alguna mesita o superficie dónde dejar aquello que puedas necesitar durante la lactancia como pañuelos, un vaso con agua, el teléfono…

Hay quien piensa que es un accesorio que es fácilmente prescindible y se puede amamantar al bebé en cualquier sitio, pero las ventajas de una buena butaca de lactancia son muchas. Además, cuando el niño crezca, puedes utilizarla para leerle cuentos en ella y  para observar sus juegos.