La difícil vuelta a la rutina de los niños tras las fiestas navideñas

Coches de carreras, patinetes, muñecas, videoconsolas... Después de las vacaciones navideñas, una de las fechas preferidas para los más pequeños, el volver a la rutina se hace cuesta arriba. Son muchos los juguetes nuevos y poco el tiempo disponible para poder disfrutar de ellos antes de volver a la rutina.

Los niños, como es normal a estas edades, van a querer jugar todo el tiempo con sus regalos. Por eso es importante racionalizar los tiempos de ocio y ayudarles a adaptarse de nuevo a los horarios.

La 'resaca' de los niños tras la Navidad

Niño bosteza con reloj

En estos primeros días es conveniente establecer los deberes como una prioridad ante la diversión. No se trata de prohibirles el tiempo de juego, sino de ir recuperando el ritmo diario sin que esto perjudique a su rendimiento. En vacaciones solemos trasnochar más, por lo que los horarios de nuestros hijos se descontrolan. Lo más recomendable es que los pequeños se acuesten antes de las diez de la noche, sin preocuparnos por la dificultad para conciliar el sueño: se trata de un trastorno pasajero.

También será beneficioso para ellos disminuir las horas de televisión y aparatos electrónicos, como los ordenadores y las videoconsolas. Nuestros hijos se han acostumbrado a convivir con ellos durante mucho tiempo en los días de descanso, pero lo ideal es dedicarles un máximo de una hora diaria, e intentando que la formación siempre complemente al entretenimiento. Otro de los puntos clave para favorecer la adaptación al 'cole' es la alimentación.

El paso de un período más sedentario al ritmo frenético de la jornada estudiantil y de las actividades extraescolares provocará un 'plus' de cansancio que se puede combatir con una dieta equilibrada, evitando la bollería industrial y animando a nuestros hijos a tomar alimentos saludables, como la fruta. Además, hay que habituarles a desayunar correctamente, levantándoles con el tiempo suficiente por la mañana: es fundamental para acudir a las clases con las pilas cargadas. Repasar las tareas es la mejor manera de afrontar el regreso a las aulas con éxito. Si tu hijo es de los que han dejado todos los deberes para los últimos días de vacaciones, lo mejor es enseñarle a planificarse mejor para que esto no le vuelva a ocurrir.

Cristina Galafate. Colaboradora de GuiaInfantil.com