Niños cuidados por los abuelos sufren menos accidentes

Vilma MedinaDirectora de GuiaInfantil.com

No siempre los padres educan y los abuelos malcrían, como dice un refrán popular. Los abuelos son, en muchos casos, el cuidado más seguro que puede tener un niño, cuando sus padres trabajan fuera de casa. Tener abuelos representa un seguro contra los accidentes en los nietos.

El poder conciliar trabajo y familia es un privilegio para pocos. En la mayoría de las veces, niños que no tienen abuelos con capacidad para cuidarles, acaban siendo llevados a guarderías o quedando con la primera cuidadora que caiga bien a los criterios y al bolsillo de sus padres. Un estudio realizado recientemente por investigadores de la Escuela de salud pública John Hopkins Bloomberg, concluye que el cuidado de los abuelos con sus nietos puede reducir a la mitad el riesgo de accidentes con los más pequeños de la casa.

Más abuelos, menos accidentes

Abuelos besan nieta

El estudio es uno de los primeros que analizan la relación entre el cuidado que prestan los abuelos y los índices de lesiones en la infancia. Ha sido realizado teniendo en cuenta el reciente crecimiento en el número de abuelos que cuidan a sus nietos. Comparando el cuidado que tiene los abuelos con el que pueda dar una madre u otro pariente, se notó que el de los abuelos ofrece un riesgo inferior de daños para los niños. El estudio ha investigado datos obtenidos de las madres en sus visitas a los servicios de urgencias pediátricas.

Además del cuidado de los niños, también se observó en el estudio, que los índices de accidentes fueron significativamente mayores en niños de familias mono parentales. Paralelamente a este dato, los índices de accidentes también fueron más altos en niños que vivían en hogares en los que el padre no residía, independientemente del nivel económico de las familias. La atención y el cariño de los abuelos son, de todas formas, indiscutibles. Otra cosa es que no todos los abuelos están por la labor de cuidar de sus nietos. De todos modos, creo que los abuelos que se prestan a este trabajo, merecen todo el respeto y toda la consideración que les pueden dar, sin pasarse, claro, no se puede abusar de sus favores.