Los niños con faltas de ortografía tienen una gran capacidad cognitiva

Estefanía EstebanRedactora de GuiaInfantil.com

Estudios polémicos existen de todos los tipos. Este, desde luego, es sorprendente. Alguno científicos se afanan en demostrar que las faltas de ortografía no son siempre sinónimo de falta de estudios o educación, sino que a menudo son propias de personas cuya capacidad cognitiva es superior. Te lo explicamos.

Las faltas de ortografía indican un nivel cognitivo superior

Las faltas de ortografía

Nos enfadamos mucho con nuestros hijos cuando por más que les repetimos que no olviden la letra 'h' en el verbo 'hacer', terminan arrinconándola... como si no existiera. La letra 'h', la 'b', la 'v'... Les cuesta, sí. Más aún cuando les pedimos que revisen lo que acaban de escribir mal y no son capaces de reconocer el fallo... Eso último también les pasa a muchos adultos. Aunque entre los mayores, llama más la atención, e incluso da mala imagen. 

Sin embargo, puede que las faltas de ortografía no sean siempre sinónimo de incultura o despiste extremo, ni tan 'horribles' como pensamos, ni digan algo tan malo de nosotros. Tom Stafford, de la Universidad de Sheffield, en Reino Unido, estudia desde año los fallos ortográficos. Después de muchas investigaciones, ha llegado a la conclusión, de que estos fallos son propios de personas que le dan más importancia a los que cuentan, al contenido del texto, frente al aspecto 'externo', y que además tienen un cerebro capaz de 'autocompletar' los errores. 

Según él, a las personas que cometen fallos ortográficos en textos impecables, les ocurre lo siguiente: su cerebro da prioridad al contenido, a poner en orden sus ideas y a expresar y exteriorizar un pensamiento. Al poner toda su atención en este punto, descuida el campo de la forma, de la ortografía, ya que la primera es una tarea más compleja, mientras que la segunda, es más simple.

¿Por qué no somos capaces de 'detectar' esas faltas de ortografía al releer el texto? Porque nuestro cerebro se centra en el contenido y no en el 'continente' y porque aunque sepa que están ahí, las 'transforma' al leer. La persona que cometió las faltas al escribir y vuelve a leer el texto, lo lee bien, aunque no lo esté, ya que mentalmente 'corrige' el fallo. Su cerebro es capaz de intuir la palabra que escribimos mal... viene a ser algo similar a la agudeza visual. 

Para evitar esto, la recomendación es que dejemos nuestro texto a otra persona para que lo lea... o cambiar el color de la fuente para que nos llame más la atención. También seríamos capaces de detectar las faltas al leerlo impreso en lugar de hacerlo en el ordenador...

Por lo tanto, esos niños 'despistados' que escriben faltas y al releer son incapaces de detectarlas, tal vez sean niños con capacidades asombrosas para comunicar ideas. Niños con una gran agudeza cuya capacidad cognitiva es superior al resto. O puede, como no, simplemente muy despistado. Cada uno que juzgue por sí mismo.