Por qué muchas madres de hoy sólo tienen un hijo

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

Hoy en día no es extraño que muchos padres decidan tener sólo un hijo, las estadísticas así lo demuestran: la tasa de natalidad sigue cayendo mientras que ha subido el número de hijos únicos.

Ya no sólo es China quien se lleva la medalla al país con más hijos únicos, con 80 millones de niños que no tienen hermanos, otros países como Colombia, España, Gran Bretaña o Colombia han visto crecer sus tasas de familias con hijo único.

Una tendencia que crece: mamás que sólo tienen un hijo

mamás de hoy sólo tienen un hijo

Seguro que si miras a tu alrededor, conoces más de un caso de familias con un sólo hijo, cuando hace unos años eran minoría y se les ponía mala cara porque no se comprendía bien por qué esos padres no habían dado un hermanito a su hijo.

- El retraso en la maternidad: cada vez más mujeres se convierten en madres más tarde y tienen su primer hijo pasados los 35 e incluso los 40. Esto es debido a que muchas mujeres prefieren realizarse profesionalmente y retrasar el deseo de ser madres. Además, al postergar el nacimiento del primer hijo, tener un segundo bebé se hace más complicado biológicamente porque la fertilidad disminuye.

- Motivos económicos: la crisis mundial, la precariedad del mundo laboral y los bajos salarios hacen que muchos padres no puedan afrontar los gastos que suponen tener dos o más hijos.

- Por convicción: no es extraño encontrar parejas que deciden tener sólo un hijo porque creen que es la mejor decisión, simplemente porque quieren y piensan que podrán dedicar su esfuerzo y atención a su hijo mejor que si tuvieran más hijos.

- Aumento de separaciones: en los últimos años también ha aumentado el número de separaciones, sobre todo, tras el primer nacimiento, por lo que cuando un matrimonio se rompe, también lo hace el proyecto de familia que tenían planteado.

- Falta de conciliación: llevar la vida familiar y laboral de forma paralela no es fácil con un hijo. Con dos niños se complica y con tres o más se vuelve una locura. La falta de ayudas a la conciliación hace que muchas familias se planten tras el primer hijo.

- No está mal visto: muchos psicólogos y teorías han tirado abajo el mito de que el hijo único está sobreprotegido, es un mimado caprichoso y tiene carencias a la hora de relacionarse con los demás. El hijo único es o puede ser igual que el que tiene hermanos.