Tartamudez infantil en niños

Uno de los problemas más frecuentes en las terapias del lenguaje

La tartamudez es una alteración y una dificultad del habla, que suele ocurrir entre los 2 y los 5 años de edad, durante el proceso de aprendizaje del idioma. Se caracteriza por una interrupción o falta de fluidez en el lenguaje. El niño tartamudo sufre trabas involuntarias al hablar, prolonga y repite sonidos, sílabas o palabras, y sufre bloqueos mientras charla con alguien.

La tartamudez no es una enfermedad, es uno de los problemas más frecuentes en las terapias del lenguaje, y que afecta más a los niños que a las niñas, en una proporción de 3/1. Corresponde al 1% de la población escolar.

La tartamudez en la infancia

La tartamudez en los niños

La tartamudez se caracteriza por:

1- Prolongación o repetición de palabras, sílabas, sonidos, etc.

2- Cambios en la velocidad del habla

3- Alteración en el tono de la conversación

4- Alteración de la respiración

5- Excesiva tensión muscular en los órganos usados para el habla

6- Aceleración en el ritmo cardíaco

7- Temblores y nerviosismo

8- Vergüenza, ansiedad, y frustración cuanto al habla

Causas de la tartamudez infantil

Según las estadísticas, 5% de los niños en el mundo pueden sufrir con la tartamudez. Decimos sufrir porque muchos de ellos conviven con esta dificultad importante para comunicarse. Todavía no se conoce la ciencia exacta que determine la causa de la tartamudez.

Algunos estudios afirman que es resultado de la interrelación entre factores biológicos, psicológicos y sociales. Otros, se concentran más en el factor psicológico. Creen que la ansiedad influye de forma determinante en el habla de los niños. Algunas pautas educativas poco correctas también pueden causar la tartamudez. La presión sobre el niño en cuanto a su forma de hablar le puede provocar ansiedad y consecuentemente, dar paso a la tartamudez.

La tartamudez no es una enfermedad

Otros estudios se centran más en el factor biológico. Afirman que la estructura de los tejidos en una región del hemisferio izquierdo del cerebro es significativamente diferente en los tartamudos. No que su cerebro sea defectuoso, pero que puede que esta alteración sea una de las causas de la tartamudez.

La genética, según algunos expertos, también presenta cierta predisposición a la tartamudez. Pero no en todos los casos. Sin embargo, es frecuente encontrar niños tartamudos cuyos padres, u otro familiar, haya tenido el mismo trastorno.

Alba Caraballo. Editora de GuiaInfantil.com