Comerse las uñas. Malos hábitos de los niños

El aburrimiento puede llevar a un niño a morderse las uñas

Este hábito tampoco es exclusivo de los niños. Pero es uno de los comportamientos más difíciles de interpretar. Suele aparecer antes de los 3 años de edad y generalmente esta asociado a las situaciones de ansiedad, cansancio, y estrés.

El aburrimiento también puede llevar a un niño a morderse las uñas. Pero, si el niño es sano, es decir, juega, estudia, tiene amigos, come y duerme bien, y parece estar contento con su vida, es probable que se trate de una mala costumbre pasajera. Y en este caso lo mejor es no interferir y esperar a que le pase.

Cómo evitar que los niños se muerdan las uñas

Niño se muerde las uñas

En todo caso, existen muchas razones por las que un niño se muerde las uñas. Una porque no le va bien las cosas en el colegio, otra porque no se encuentra contento consigo mismo, o porque vive una situación de nerviosismo, de miedo, de tensión, o porque le gusta hacerse daño.

Hay niños que se muerden las uñas y solamente paran cuando estas sangran. Morderse las uñas es un vicio de larga duración. Según el Dr. Pedro Barreda, de pediatraldia.cl, es uno de los hábitos más comunes de la infancia: Algunos estudios estiman que el 40% de los niños entre los 5 y los 18 años se muerden las uñas.

Tanto los niños como las niñas se muerden las uñas en la misma proporción durante los primeros años. No obstante, a medida que se van haciendo mayores, los niños son más propensos a continuar con el mal hábito.

Consejos para que los niños no se muerdan las uñas:

- No hable a toda hora con tu hijo sobre su conducta. Eso podrá dejarle más nervioso y el problema se agravará.

- El untar los dedos con una sustancia de mal sabor sería una medida útil, pero primero intenta convencer a tu hijo a que es una actitud necesaria para que él no se haga más daño.

- Si ves que el problema aumenta, y que existe ya un descontrol visible, puede ser conveniente el consejo y la ayuda de un psicólogo.