Cianosis. Piel azulada del bebé

Síntomas, causas y tratamiento en los niños con cianosis

La cianosis es la coloración azul violáceo de la piel y las mucosas, sobretodo en los labios, alrededor de la boca y en las manos y los pies. En los recién nacidos, es frecuente una ligera cianosis sobre todo cuando tienen frío.

La cianosis generalizada se debe a enfermedades respiratorias graves, así como a malformaciones cardíacas en las que se mezcla la sangre venosa con la arterial.

Causas de la cianosis en los niños

cianosis en los bebés

Cuando la piel presenta tonos azulados, quiere decir que los glóbulos rojos están mal oxigenados. La coloración de la piel está determinada por la cantidad de pigmento que posee y por el flujo sanguíneo que circula a través de ella.

La sangre saturada con oxígeno es de color rojo vivo y la sangre que ha perdido su oxígeno es de color rojo azulado oscuro. Las personas que tienen un alto porcentaje de sangre deficiente en oxígeno tienden a tomar una coloración azulada denominada cianosis.

Gran parte de los casos de cianosis ocurre debido a una falta de oxígeno en la sangre, lo cual puede ser causado por:

1- Problemas en los pulmones:

- bronquiolitis
- asma
- neumonía
- asfixia o ahogamiento inminente

2- Problemas con las vías respiratorias que llevan a los pulmones:

- contención de la respiración
- ahogamiento de las vías respiratorias
- convulsiones duraderas

3- Problemas con el corazón:

- insuficiencia cardíaca
- anomalías cardíacas congénitas
- parto cardíaco

4- Otros problemas:
- sobredosis de medicamentos
- exposición al aire o al agua fríos

Para la cianosis causada por exposición al frío, se deben usar prendas abrigadas cuando se está en ambientes exteriores o permanecer en una habitación con buena calefacción.

Qué hacer en caso de cianosis en los niños

En todos los casos, se debe consultar al pediatra inmediatamente. El médico realiza un examen físico, el cual involucra escuchar los ruidos respiratorios y cardíacos. En situaciones de emergencia (como shock), primero se debe estabilizar al paciente.

Patricia García Herrero. Redactora de Guiainfantil.com