Cómo saber si mi bebé necesita agua

Cuándo ofrecer agua al bebé y cuánta cantidad

Carlota Reviriego
Carlota Reviriego Nutricionista

Con la llegada del bebé son muchas las situaciones nuevas a las que nos enfrentamos, algunas de ellas son situaciones que no se repiten con frecuencia, como las enfermedades, aunque nos parezcan más frecuentes de lo deseado, pero otras, como su alimentación, se repiten diariamente tantas veces que rápidamente nos hacemos unos expertos. Sin embargo, de repente suben las temperaturas y todo cambia, ¿es normal que demande alimento con más frecuencia? ¿mi bebé necesita agua?

¿Mi bebé necesita agua?

Agua para el bebé, sí o no

Con la llegada de las altas temperaturas los bebés necesitan más agua. Sin embargo, aunque parezca contradecir esto, los bebés lactantes no necesitan que les ofrezcamos agua si están tomando lactancia en exclusiva, veamos los motivos. 

La leche materna es un alimento vivo que evoluciona con el bebé, con su edad, a lo largo de cada día e incluso dentro de la misma toma. Al comienzo de la toma, la leche tiene un aspecto más acuoso y suele ser más rica en agua y en lactosa, para calmar la sed del bebé, mientras que la leche del final de la toma se caracteriza por ser más densa y tener más cantidad de grasa para saciar su apetito.

De ahí la importancia de amamantar a demanda, porque es la única manera de asegurarse que el lactante obtiene todos los nutrientes, incluyendo la grasa, que solo obtendrá si se le deja suficiente tiempo en el pecho.

Ofreciendo agua a nuestro bebé estamos ocupando parte de su pequeño estomago con un alimento que no aporta nada más que hidratación, y ponemos en peligro la capacidad de nuestro bebé de obtener todos los nutrientes que necesita para su correcto crecimiento y desarrollo.

Con frecuencia los bebés alimentados con leche materna hacen tomas más cortas y más frecuentes en los días más calurosos, para asegurar que su organismo obtiene toda el agua que necesita para mantener su correcta hidratación. Esto no significa que el bebé pase hambre ni que necesite biberones o introducir la alimentación complementaria de manera temprana.

La leche de formula tiene un aporte constante de nutrientes, y en el caso de bebés alimentados con leche de formula en exclusiva, será el biberón el que asegure su aporte de agua, por lo que necesitara tomar menos cantidad de leche de manera más frecuente para saciar su sed. Nunca debemos alterar la composición de la leche artificial y siempre debe respetarse la cantidad de agua y de polvo que recomienda el fabricante. 

Es cierto que todos los bebés, sobre todo si son recién nacidos, tienen dificultades para controlar su temperatura corporal, por eso en la medida de lo posible debemos asegurar que se encuentren en un ambiente lo más fresco posible en estos días, pero solo debemos ofrecerles agua a partir de los 6 meses tanto si se alimentan con lactancia materna como con lactancia artificial.